"Jordi Pujol intentó impedir que Barcelona organizara los Juegos Olímpicos"

  • Cataluña
  • 06-02-2019 | 11:02
  • Escribe: Gonzalo Palacios

El ex ministro Piqué saca los colores a Pujol y al independentismo: "Intentó de tapadillo que no se celebraran porque hacía perder peso a su propio proyecto político”.


Intreresentísimas revelaciones del ex ministro de exteriores Josep Piqué acerca del nulo interés que Jordi Pujol mostró en su momento sobre la candidatura de Barcelona para organizar los Juegos Olímpicos de 1993.

En un debate organizado con el candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, Piqué descubrió que “Jordi Pujol no quería los Juegos Olímpicos de Barcelona’92. Intentó de tapadillo que no se celebraran porque hacía perder peso a su propio proyecto político”.

Y ha añadido: “Sería bueno recordárselo a Ernest Maragall, seguro que tendrás ocasión en alguno de los debates durante la campaña”. (El día que Jordi Pujol cargó contra la "evasión de capitales" de los mandatarios españoles)

Por qué Pujol no quería los Juegos del 92 en Barcelona

En su momento se vendió la imagen de unidad política de todos los partidos que participaban en el proyecto común de los Juegos Olímpicos, pero esa sintonía nunca existió. Fundamentalmente porque Jordi Pujol siempre vio detrás de los Juegos de Barcelona el riesgo de españolizar la ciudad y también Cataluña y no se le escapaba el acopio de popularidad que esos Juegos podían proporcionar a su gran rival político, Pasqual Maragall, entonces alcalde socialista de Barcelona. Y es que los Juegos se conceden a una ciudad y no a un territorio.

Los Juegos del 92 también suponían el hermanamiento de Cataluña con España, la mayoría de edad de una España moderna y democrática que unía Barcelona con la Expo de Sevilla y el quinto aniversario del dexcubrimiento de América. Y a Pujol no le hacía gracia participar en ese festín. (La sentencia cavernaria de Jordi Pujol: "La mayoría estúpida no puede destruir una nación")

Se sabe, además, que Maragall tuvo que luchar titánicamente contra la férrea oposición de Convergencia y Unión para llevar adelante su proyecto, ante la rabia contenida de Pujol, que veía cómo la popularidad de su gran rival iba en aumento mientras él quedaba en su segundo plano. Tanto le favorecieron los Juegos a Maragall, que acabó ocupando el lugar de Pujol en la propia Generalitat.

Pujol se opuso (sin éxito) a las grandes reformas de Barcelona en el 92

Los grandes proyectos ciudadanos, las rondas, el plan de hoteles, la remodelación del Puerto... todo salió adelante a pesar de la oposición decidida de CiU, que luchó denodadamente contra el PSC para quitarle la alcaldía de Barcelona, aunque siempre acabó estrellándose: con Cullell y con Miquel Roca.

Aún se recuerda cómo en las inauguración del remodelado estadio de Montjuic, Oriol Pujol Ferrusola, el hijo del president ahora en la cárcel, maniobró con el independentismo para que el discurso de apertura del alcalde y del Rey en la Copa del Mundo de Atletismo fuera coreado con abucheos y una sonora pitada mientras Jordi Pujol permanecía impasible en el palco ante una pancarta gigante en la que se podía leer: "Freedom for Catalonia". (El hijo de Jordi Pujol, Oriol, a la cárcel por chorizo)

La vergonzosa manipulación propagandística del paso de la antorcha olímpica

Esa campaña, "Freedom for Catalonia" nació por esas fechas y sigue todavía vigente entre el separatismo catalán. Entonces, la propaganda independentista se preocupó de que el paso de la antorcha olímpica por las calles de pueblos y ciudades catalanas se conviertiera en una exhibición de banderas esteladas con carteles reivindicativos para que el mundo entero lo viera. 

Y la realidad de aquel magno acontecimiento es que la Generalitat prefirió quedarse al margen de las grandes obras. Las rondas las pagaron el ayuntamiento y el gobierno central, tampoco intervino la Generalitat en la obra faraónica de abrir la ciudad al mar con un puerto nuevo que hoy es el orgullo de los barceloneses recuperando el barrio de la Barceloneta y derribando la barrera industrial del Poble Nou.

La aportación del nacionalismo catalán llegó con la consecución de que el idioma catalán fuera lengua oficial de las competiciones. Y es que en el fondo el origen del milagro de Barcelona 92 estaba en un franquista, Juan Antonio Samaranch. Y eso era muy duro para Pujol.

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario