J.J. Benítez habla de sus creencias y de su último libro

  • Enciclopedia
  • 22-10-2019 | 17:10
  • Escribe: Pablo Ruiz

El famoso escritor habla en profundidad del último libro de su saga: 'El diario de Eliseo' (Caballo de Troya)


Juan José Benítez, más bien conocido como J.J. Benítez, es un famoso escritor, periodista e investigador que se catapultó a la fama con la saga de libros Caballo de Troya, once volúmenes.

El último de ellos 'El diario de Eliseo' ha sido publicado éste mismo mes, la saga narra la vida de Jesús de Nazaret desde una perspectiva jamás vista antes.


Pero, el escritor no se considera el autor de la obra: "Es una información que yo recibo en un momento determinado, hace treinta y muchos años, y yo lo que hago es transcribir esa información. No añado y no quito nada", explica.

Los Caballos

Los Caballos, como él llama a la saga, cuenta la historia de una misión secreta de la NASA al pasado, exactamente en la época en la que vivió Cristo.


Dos astronautas y militares de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos se embarcan en un impresionante viaje que recogen en sus diarios personales, un viaje en el que se convierten en confidentes de Cristo y redescubren todo lo conocido hasta ahora sobre Jesús de Nazaret.

Dudas sobre su credibilidad

Son millones las personas que dudan de la credibilidad de este suceso, que parece sacado de una trama de ciencia ficción, pero J.J. Benítez lo comprende y asegura que él también dudó en su día: "Yo dudé. Cuando recibo los primeros folios, la primera información, que se me dio en partes, yo dudé muchísimo, porque se decían cosas espectaculares que yo no podía comprobar, sobre todo lo que es el viaje en el tiempo. Luego empecé a investigar otras facetas de la información que había recibido y vi que era cierto. Pero eso es lo de menos, lo importante es que el conjunto de los 11 libros llegue al corazón de la gente", comenta el autor, diciendo a continuación: "Yo sigo dudando de que hiciesen un viaje en el tiempo, pero, sino es así, ¿de dónde sacan esa información tan exhaustiva, enorme, bella, lógica y espectacular?. Si me lo hubiese inventado yo sería un serio aspirante al Premio Nobel del Literatura. Pero eso no va a ocurrir".



Viajes en el tiempo

Muchos podrán creer que los viajes en el tiempo son cosas de películas de Hollywood, pero J.J. Benítez cree firmemente que es algo en lo que se está trabajando y que es más posible de lo que creemos: "Tanto los norteamericanos como los rusos trabajan en la investigación de lo que se llama inversión, que es desmaterializar un objeto y materializarlo en otro sitio. Yo recuerdo que hace muchos años los rusos tenían un problema, que es que cuando materializaban el objeto les salía al revés. Pero no tenemos ni idea de lo que hacen los militares, no nos enteramos, no sabemos hasta dónde han llegado. Entonces, te entran las dudas sobre los viajes en el tiempo":

Una historia imposible de inventar

Además de apoyarse en la posibilidad de la existencia de los viajes en el tiempo, el escritor sustenta que la información recopilada en tan detallada que es imposible inventarla sin parecer falsa: "La información contenida en los libros es tan exhaustiva, tan minuciosa en botánica, arquitectura, leyes judías, medicina... que en ninguna regresión se podría obtener eso, es imposible. Para el lector o para mí eso es lo de menos, nos da igual si hicieron o no el viaje en el tiempo, lo que importa es la información que contiene sobre la vida de Jesús. Es una información tan increíble y distinta a lo que te cuentan las religiones que te quedas asombrado y te cambia la vida", explica.

Rechazo de la Iglesia

La publicación de estos libros, al igual que muchos otros, no ha sido bien recibida por la iglesia católica, quien aconseja a sus feligreses que no consuman este tipo de lectura. Pero, esto no ha evitado que la saga Caballo de Troya se convierta en todo un éxito a nivel mundial. "Los caballos de Troya son un atentado contra el negocio de la multinacional que es la iglesia católica y con el resto de las religiones pasa exactamente lo mismo. Un negocio para unos pocos. Porque luego hay mucha gente que no se beneficia de esto. Entonces, cuando salieron los caballos la iglesia católica me puso como a los trapos, me llamaron Satanás como mínimo. Las sectas dentro de la iglesia católica aun fueron peores, prohibieron los libros, me llamaron de todo... Pero yo siempre he dicho: "Si yo soy Satanás, ¿por qué en los Caballos de Troya se defiende la divinidad de Jesús?", explica el escritor.

¿Qué ocurre después de la muerte?

Una de los temas clave en las investigaciones del escritor es que ocurre después de la muerte. ¿Existe un juicio final y un cielo como apuesta la Iglesia o es algo completamente diferente Su respuesta no es del todo novedosa, pero es, si menos, curiosa: "Después de la muerte hay vida. En los libros y en las investigaciones que yo he hecho aparece como uno de los temas principales qué pasa después del sueño de la muerte. Y es vida, vida física que no tiene nada que ver con lo que te cuenta la religión. Tú no vas a ver a Dios cuando te mueras, lo vas a ver después, porque sino te absorbería. Te vas a encontrar con un cuerpo físico más, o menos el que deseas, y vas a ir ascendiendo para reestructurar tu forma de pensar y mente, que es nueva", asegura.

Se parece de cierta forma al famoso Mundo de las Ideas de Platón, donde el hombre debía de conseguir alcanzar un nivel superior de sabiduría que le haría abandonar el cuerpo y entrar en un nuevo universo, desconocido para los humanos.

J.J. Benítez explica además cómo es ese mundo no terrenal que en la religión se conoce como cielo: "Lo han simplificado con la palabra cielo, vale, me da igual. Es un lugar físico, no accesible con nuestra tecnología, por eso no pueden volver las almas que se van, donde la felicidad y el amor son incomprensibles, no hay palabras para describirlo. Yo estoy seguro de eso, de que después de la muerte nadie es juzgado y todo el mundo sigue vivo, cada uno tiene su papel", dice.

Como ya hemos mencionado con anterioridad, el periodista renunció a su fe cristiana, incluyendo el bautismo y la comunión, y se alejó de todas las religiones.

Apóstata

Adoptó entonces un pensamiento diferente, una ideología que no pertenece a ningún tipo de religión y que a su vez continúa creyendo en Jesús de Nazaret y lo que el llama Padre Azul: "Yo soy apostata, pero soy súper creyente en el Padre Azul y, por supuesto, en Jesús de Nazaret, que para mí es un dios menor. Pero no creo en ninguna religión, huyo de ellas e invito a la gente a que haga lo mismo. Y no quiero ninguna relación con ninguna iglesia, yo me fui de la iglesia católica por pura coherencia, porque no estaba de acuerdo en muchas cosas, como no estoy de acuerdo con otras religiones", dice.

Efecto Doppler

Pero, tras la mención del Padre Azul muchos podrán preguntarse qué es este ente que escritor considera su Dios: "Recuerdo el caso de una niña pequeña paquistaní que tuvo una experiencia cercana a la muerte. Y, cuando volvió en sí contó que había estado en su sitio maravilloso y que había visto a Dios. Entonces, la niña solo repetía que Dios era azul. Es un caso, sin más, pero a mí me dio mucho que pensar, porque si estudias el Efecto Doppler el azul siempre es aproximación y el rojo es alejamiento. Entonces, Dios, el Padre Azul, el Supremo... es puro amor, es incomprensible. Nosotros no lo entendemos; entendemos el amor como algo muy emotivo y sentimental pero no es eso. Ese ser tiene que ser algo tan extraordinario que no podemos ni comprenderlo", comenta.

No va en contra de Cristo

J.J. Benítez defiende que la saga Caballos de Troya no es un libro que vaya en contra de Cristo, ni mucho menos, es un libro que busca enseñar otra perspectiva de la vida de Jesús de Nazaret, la que el autor considera la verdadera.

Por eso, invita a todo el mundo, sobre todo a las personas católicas, a leer su libro y sacar sus propias conclusiones: "Estos libros conviene que lo lean los creyentes, sean de la religión que sean, para que tengan una evaluación mental propia y que decidan ellos, pero hay miedo en la religión, porque a lo mejor esa persona empieza a pensar por sí misma y decide que no le interesa lo que le está contando su religión", explica el autor.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario