Jesulín quiso llevar a comer al campo a Belén Esteban, humillada en la boda de Fran Rivera y Eugenia Martínez, y ella respondió: "Te irás con tu puta madre"

  • Dossiers
  • 14-06-2019 | 09:06
  • Escribe: Julián Fernández Cruz

Jesulín de Ubrique intentó consolar a Belén Esteban cuando le prohibieron la entrada en el convite de la boda de Fran Rivera y la hija de la duquesa de Alba, pero la 'princesa del pueblo' la pagó con el torero y su familia


De cómo es Jesulín y para ratificar su educación a la antigua usanza, viene a cuento una anécdota acaecida en el Puerto de Santa María. Jesulín toreaba aquella tarde en una de las plazas de mayor enjundia del mundo y quiso invitar a su novia a presenciar la corrida. Belén Esteban hizo su aparición en el hotel con un traje rojo de encaje, muy ceñido y con transparencias. Medio hotel se volvió a mirarla con lascivia; la otra mitad —las mujeres— lo hizo con envidia y desprecio. 

Cómo iría la muchacha que al torero le dieron ganas de agarrarla del cuello. En lugar de eso, mandó a su mozo de espadas a que la acompañara a una tienda a comprarse algo más decente. Para evitar problemas y como lo que elegía Belén no iba a ser del agrado de Jesulín, el hombre de confianza del torero decidió llevarse tres modelos diferentes. Jesús eligió el que creyó más oportuno para la plaza.


Belén Esteban no perdió la virginidad con Jesulín de Ubrique

Fueron muchas las ocasiones en las que la chica de San Blas puso en serios apuros no sólo a Jesulín, sino también a otros miembros de la familia del matador, a los que, dicho sea de paso, muy mal les pagó con el transcurrir del tiempo.

En otra oportunidad Laly Bazán, con la que el autor mantuvo muchas conversaciones, la hermana de la madre de Jesús me comentó que tomando una copita de Baileys con la madrileña ésta se quiso sincerar con la tía de Jesulín. Le preguntó si su sobrino era celoso y qué podría pasar si le contase algo acerca de las relaciones que había mantenido anteriormente. Laly le respondió que lo intentase, pero que estaba segura de que él sabía muy bien que no había sido el primero y que, si hasta el momento no le había dicho nada, sería porque no le había dado importancia al tema.


Vino esto a cuento de unas declaraciones de la Esteban en las que había declarado que su primera relación sexual había sido con el padre de su hija. Para entonces, como mínimo se le conocían tres o cuatro relaciones anteriores.

La boda de Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera

Otra anécdota más que sabrosa se produjo con motivo de la boda entre Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera Ordoñez. Fue el 23 de octubre de 1998, un día que tampoco olvidarán Jesús Janeiro y su familia, invitados al casamiento de la hija de la duquesa de Alba. Para la boda, Jesús le compró a Belén un traje valorado en 360.000 pesetas y su hermana Carmen le regaló el bolso y los zapatos de Calzados Daniela, donde ella trabajaba como imagen. La peineta y la mantilla me dicen que, al parecer se las regalaron sus amigos de Córdoba.




BELÉN ESTEBAN... ¡La 'princesa' al desnudo!

Después de las joyas que Jesús compró a esa familia, ya pudieron hacer amistad con ellos, pero nadie les comentó que la mantilla debía ser blanca y no negra, como en principio le regalaron. En cualquier caso, una vez subsanado el error, Belén iba monísima hacía la catedral de Sevilla, junto al resto de los 1.400 invitados a la ceremonia. Fue entonces cuando sucedió un hecho que marcó la relación entre la pareja.

El convite se celebró en la finca La Pizana y hacia allí se disponía la familia Janeiro a dirigirse cuando el administrador de la duquesa de Montoro les comunicó oficialmente a Jesús que, sintiéndolo mucho, Eugenia no autorizaba la entrada de Belén Esteban en la finca. Efectivamente, la invitación a la boda y el convite era para la familia Janeiro y en ella no se incluía a la de San Blas.

“Te vas con tu puta madre al campo”

Ante ese hecho tan desagradable, Jesús, guardándose la furia, le propuso a Belén marcharse todos al campo a pasar el día y organizar una comida familiar como desagravio. La respuesta de Belén a su novio no se me permitió reproducirlas en mi obra ni tan siquiera explicarlas en televisión, pero fueron las siguientes: *“Te vas con tu puta madre al campo”. Belén Esteban marchó a Córdoba o eso le dijo a Jesulín, en un próximo capítulo sabremos el verdadero destino que tomó.

*Declaraciones de Laly Bazán en una de nuestras entrevistas

Hechos como éste fueron minando la relación artificial entre ambos. Jesús se daba cuenta de que, con una persona falta de educación y con unos modales tan groseros, se encontraría con más bodas a las que no podría acudir. Jugarse la vida a diario delante de un toro para ganar fama y prestigio y luego no poder alternar con las gentes del estatus que se estaba labrando, era una losa que se venía encima de la pareja. Y Belén, como el tiempo ha demostrado, ni quería ni podía cambiar.

Belén Esteban cogió dinero ‘prestado’ de la caja fuerte de Jesulín

Otro hecho del que jamás se ha contado nada en público fue el sucedido con la caja fuerte particular que Jesulín tenía o tiene en su dormitorio de Ambiciones, otros como es el caso de su tía Laly, me comentó a mí que se trataba de una caja de zapatos que su sobrino tenía debajo de la cama, pero eso es lo de menos. 

Fuera donde fuera, Jesulín guardaba el dinero para imprevistos o para caprichos, cómo él mismo decía. Se comentó que era una caja y ésta tenía dos llaves, una estaba en poder del torero y la segunda se la entregó a Belén cuando ésta se fue a vivir con él al cortijo. Belén, me cuentan iba mostrando con euforia y altanería la llave a los demás miembros de la familia, queriendo reivindicar así su triunfo ante todos ellos y utilizando aquel trozo de metal como un símbolo del lugar que ocupaba en aquella casa.


BELÉN ESTEBAN... ¡La 'princesa' al desnudo!

No hace mucho tiempo, en una conversación con un miembro de la familia Janeiro, me contaron que, en cierta ocasión Jesulín fue a coger dinero de la caja fuerte para comprarse una Harley Davidson y se encontró con que el dinero había desaparecido. La cantidad exacta no me la pudo precisar mi interlocutor, pero en su día se habló de entre cinco y ocho millones de pesetas. El momento fue tenso, pero no se pudo culpar formalmente a nadie. Igual entraron ladrones en la casa. Desde ese instante, Jesús se quedó con las dos llaves del artefacto… y sin moto. Si el lector rebusca en las hemerotecas encontrará unas declaraciones de Belén Esteban diciendo: “Lo cogí para solucionar un problema que tenía mi madre, pero pienso devolverlo”.

¿Por qué Andreíta no salió en las fotos de la boda de su padre?

La separación de Belén y la posterior boda de Jesús con María José Campanario no fueron obstáculos para que la relación de la pareja siguiera atormentando al diestro. Belén perdió la batalla de tener a su lado al marido famoso, pero de ningún modo estuvo nunca dispuesta a perder los privilegios que aquella relación carnal le confería.

Un día antes de que se celebrara la boda de Jesulín  y María José, realizó el siguiente comentario, en el programa de televisión ‘Sabor a verano’ de ‘Antena3’, en el que la joven madrileña se mostró, una vez más, clara, directa y muy franca sobre la opinión que le merecía la nueva vida del torero: “Veo a Jesús un poco triste, cuando estaba conmigo, estaba más alegre”.


BELÉN ESTEBAN... ¡La 'princesa' al desnudo!

Pero toda la obsesión en vísperas de la boda era que su hija no apareciera en los reportajes del enlace. Y para echar más dramatismo a la película, soltando unas lágrimas refería la frase de su hija de tres años en el momento de partir hacía la boda del padre: “¿Por qué no vienes tú a la boda?”. Dicho lo cual, se atrevió a afirmar que “yo tengo una relación extraordinaria con la familia, con Humberto, con Carmen y también con su hermana. Lo importante es mi hija y lo he perdonado todo por la niña. Ha habido cosas que se podrían haber evitado”. Sí han leído bien. Así opinaba Belén en el 2002. ¿Mentía entonces o fue después cuando se dio cuenta de que decir mentiras reportaba suculentos beneficios?                                        

Atrás quedaban aquellos meses, tras su separación del torero donde criticó abiertamente a Jesulín y a sus familiares con mentiras que fueron reproducidas en portadas de muchas revistas del corazón.

Belén Esteban, la ‘madre coraje’

Jamás nadie ha rentabilizado tanto una relación como Belén Esteban Menéndez. Hasta la saciedad ha repetido la célebre y ya cansina frase: “Yo por mi hija mato”; o aquella otra también muy gráfica: “Mi hija tiene una madre con los suficientes ovarios como para que no le falte de nada, ¿me entiendes?”. Sí, te entendemos, lo que no compartimos son tus formas ni tus pretensiones. Y tampoco por supuesto, que seas incapaz de hablar sin insultar o descalificar.


BELÉN ESTEBAN... ¡La 'princesa' al desnudo!

Arropada por la productora a la que tiene vendidos sus derechos y por sus compañeros de plató televisivo, la de San Blas ha continuado -y continúa- su cruzada contra los Janeiro Bazán. Nadie puede llevarle la contraria, bajo amenaza de abandonar los estudios en directo y en pleno ataque de cólera. Una actuación circense que se tiene muy bien aprendida, con el regreso triunfal tras fumarse un cigarrillo, más asentada en sus convicciones y pregonándolas a gritos: “Yo sé lo que mi hija ha pasado, porque yo la he parido… ¿me entiendes?”… Sí hija sí.

Lo que Belén Esteban le oculta a su hija

Quizá Belén debería ser una madre normal y contarle a su hija que, en los inicios de su ruptura con el padre, aprovechaba la visita de éste para llamar a los paparazzi y montarle la verbena al torero, algo de lo que siempre ha huido el gaditano. Y naturalmente Jesulín, que vive de su trabajo y de lo que en su día le dieron los ruedos, nunca se prestó a ello. Aun así, las llamadas a su hija eran casi diarias y las visitas a escondidas a verla, muchas más de las que cuenta la Esteban.


BELÉN ESTEBAN... ¡La 'princesa' al desnudo!

Del otro lado, tenemos la versión contraria, la que nos cuentan miembros de la familia Janeiro. Carmen Bazán, la abuela, ha llamado muchísimas veces a su nieta y no han sido ni una ni dos las ocasiones en que la otra abuela de la niña e incluso la propia Belén han colgado el teléfono. Y aún han sido peores las situaciones en las que han ido a recoger a su nieta y ha habido que esperar una hora porque estaban bañando o vistiendo a la niña. U otras ocasiones en las que han entregado a Andreíta en pijama. Todo bastante esperpéntico y con la única finalidad de provocar el enfrentamiento con la familia del padre

Ana Bazán, hermana de Carmen y de Laly, también protagonizó en más de una ocasión situaciones irreales con Belén y Andreíta. La madre le dejaba al cuidado de la niña mientras ella se iba a tomar café o a cualquier otro asunto, y llegó a encontrarse pasadas las diez de la noche sin saber qué hacer ni a quién acudir, provocando que los de Ambiciones tuvieran que salir en busca de ellas encontrando a Ana con la niña y sin la madre. ¿Ha sido realmente Belén Esteban la que ha estado siempre al lado de su hija Andreíta y quien la ha criado? Esta pregunta me la hago yo tras recoger el testimonio de la calle en el Barrio Bilbao y recopilar reportajes de la época en las hemerotecas. Analizaremos en próximos capítulos la apretada agenda amorosa de la de San Blas y ustedes juzgarán.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario