Jaume Roures es un comunista muy peligroso: Pere Rusiñol le ha quitado la careta mostrando sus sucias prácticas

  • Medios
  • 21-11-2021 | 09:11
  • Escribe: Laura Abad

El periodista no duda en reafirmar sus acusaciones contra el dueño de Mediapro tras vencerle en una primera batalla judicial.




Jaume Roures sigue presentándose como uno de los más grandes magnates televisivos del actual panorama español, a pesar de sus continuos batacazos económicos, como sucedió con los derechos futbolísticos de la liga francesa en 2018.

Sin embargo, esta 'careta' de gran empresario ha caído, por fin, por su propio peso, después de que este jueves, la Justicia acordara el sobreseimiento de la querella que el dueño de Mediapro presentó contra Pere Rusiñol por llamarle "estafador".



"Me referí obviamente en la acepción de la Real Academia Española de la Lengua en la que 'estafador' antónimo de 'engañado'" ha explicado el periodista en una entrevista a Vozpopuli "Los antiguos trabajadores de 'Público' tuvimos un proceso en el que nos sentimos engañados por un empresario que se decía de izquierdas, pero que nos aplicó las recetas más bestias".

Pedro Ruiz y 'Joaquín Sabina' se adelantan y nos felicitan ya la Navidad 



"Recetas" como el ERTE que aceptaron los trabajadores, rebajándose el sueldo "a cambio de garantizar la viabilidad de la empresa".. que resultó ser un engaño, ya que la empresa acabó en concurso de acreedores, asegurando Roures estar con un patrimonio de "0 euros", a la vez que invertía milllones en nuevos negocios de lujo.

"Nunca olvidaré una asamblea en la que nos dijo que su patrimonio era de 0 euros [....] pero es que nada más comenzar el concurso descubrimos, para nuestro pasmo, que la matriz de las sociedades con las que operaba estaban en Holanda, y esas mismas sociedades tenían recursos[...] de hecho, después de cerrar el diario, utilizaron esas mismas sociedades para abrir un restaurante de lujo en Barcelona" se lamenta el periodista.



El acoso de Roures a sus ex trabajadores

Así pues, Rusiñol se ha mantenido durante todo el pleito judicial como el gran defensor de los trabajadores de Mediapubli, reconociendo que el resto de sus compañeros salieron "muy agotados de estos procesos", lo que hizo que recurriera a la segunda instancia en solitario, siendo el foco de todos los ataques de los abogados de Roures.

"Yo recurrí a la segunda instancia en solitario y eso hizo que me atacaran [...] una situación de este tipo te puede hacer papilla. Para los ricos pleitear es muy fácil. pero para nosotros es algo muy caro y arriesgado" ha asegurado el periodista.



Un riesgo que ha corrido defendiendo los derechos de los periodistas, cada vez más silenciados debido a los intereses económicos de aquellos que manejan los medios de comunicación, como es el caso de Roures.

La olvidada Karmele Marchante llama 'nazis' a los que piden justicia para Puigdemont 

"Estamos en el siglo XXI y la manera de limitar la libertad de información tradicional está muy mal vista. Me refiero a pedir despidos o a quitar a un medio la publicidad. Por eso, hay formas más sofisticadas, como la de mantener a los periodistas en tensión con demandas y querellas" señala Rusiñol, en referencia a la estrategia de Roures "se trata de acojonarlos cada vez más".

Un miedo que, sin embargo, esta vez no ha sido suficiente, ya que el periodista ha salido victorioso en su primer encuentro judicial contra el gigante de Mediapro, consiguiendo así, no sólo el reconocimiento del engaño de Roures, sino también la defensa del periodismo frente a aquellos que abusan de los recursos judiciales para acallar las voces críticas del cuarto poder.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario