'Ir de compras' costará entre un 3% y un 10% más en 2022

  • Dinero
  • 03-12-2021 | 10:12
  • Escribe: Laura Abad
Los expertos ya contemplan que la crisis del suministro afecte a los márgenes de beneficio de los productos, a pesar del incremento esperado de las ventas.


Tras la pandemia del coronavirus, aún a día de hoy activa en su sexta ola, y tras la recesión económica provocada por el virus de Wuhan en todo el mundo, la llegada el 2022 se planea ya desde las principales instituciones económicas como el año de recuperación y crecimiento económico en la mayoría de los países afectados.

Un crecimiento que también se producirá en España, aunque la OCDE haya calculado que el ritmo español será mucho menor que el del resto de países europeos vecinos, vaticinándose ya este noviembre que España no sea capaz de recuperar sus niveles pre-covid antes de 2023.



Sin embargo, la crisis económica provocada por el coronavirus no es lo único que amenaza al sector de la industria de la moda, muy afectado por la caída de ventas en 2020: y es que los problemas en la cadena del suministro se han convertido en la principal preocupación de los ejecutivos del sector.

Endesa, EDP y Repsol se posicionan a favor de las centrales contaminantes de carbón



Así pues, tal y como destaca El Economista, el 87% de los ejecutivos esperan que los problemas de suministros y de transporte, que también afectan al mundo de la tecnología o del motor, tengan un impacto muy negativo, no sólo en la recuperación del sector de la moda tras la pandemia en cuestión de ventas, sino también en los márgenes de beneficios de las empresas.

Unos márgenes de beneficios, afectados por la combinación de escasez de materiales, problemas de transporte, y mayor coste logístico, que obligará a muchas empresas,  según advierten, a aumentar los precios para los consumidores en una cifra media del 3%, aunque algunos expertos auguran un aumento de hasta el 10% en el precio final al cliente.



Incremento de ventas respecto a 2019

Un aumento en los precios que hará que salir de compras cueste un poco más a los usuarios, que también tendrán que enfrentarse a otras subidas que afecten a su economía, como son las subidas del diésel, de la factura de la luz, o del IPC.

Algo que, sin embargo, no se espera que afecte a la recuperación económica del sector de la moda, que espera tener unos resultados de venta superiores incluso a los de 2019.



La subida del precio del gas incrementa los beneficios de las gasistas mientras lastra las cuentas de las eléctricas 

En concreto, y siguiendo los datos de la primera mitad del 2021, las perspectivas generales del sector prevén que las ventas globales de moda superen los niveles de 2019 entre un 3% y un 8% en 2022; cifras que, sin embargo, seguirán arrastrando en muchas empresas las dificultades económicas generadas en 2020, año en el que, por primera vez en una década, la moda mundial registró un beneficio económico negativo.

 

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario