¡¡Investigan a un malnacido que tenía a cuatro perretes hacinados, sin comida y en pésimas condiciones!!

  • Mascotas
  • 25-02-2020 | 09:02
  • Escribe: Pablo Ruiz

Investigan a una persona por maltrato animal en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria)


El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de la Comandancia de Las Palmas ha investigado, el 6 de febrero, a un hombre, de 42 años, como presunto autor de un delito sobre la protección de los animales domésticos, ya que tenía unas perreras con cuatro canes en unas condiciones que "hacían peligrar sus integridades físicas".

Los agentes también lo han denunciado administrativamente a la Ley 8/1991, del Gobierno de Canarias, de protección de los animales por varias irregularidades con las obligatorias cartillas de vacunación, según informó la Guardia Civil en nota de prensa.


Los hechos se remontan al 16 de enero cuando el Seprona recibió información de un ciudadano sobre la existencia de varios perros que se encontraban en mal estado de salud en las instalaciones de una empresa de la localidad de San Agustín, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana.

Esto hizo que los agentes del Seprona realizaron un servicio de inspección en compañía de una veterinaria de la Viceconsejería de Ganadería del Gobierno de Canarias en el lugar indicado, donde se encontraron con un trabajador de la empresa.


Seguidamente, los agentes y la veterinaria realizaron el correspondiente examen del lugar y de los animales, que estaban en dos zonas diferenciadas donde se albergaban perros, tres de raza podenco, que son empleados para la caza tradicional del conejo en la isla, y un gran danés.

No tenían comederos ni comida

Así, en la parte más baja de las instalaciones, se encontraron unas perreras de hormigón y bloques, con varios cubículos en donde observaron que las condiciones higiénico-sanitarias no eran las adecuadas para los perros porque no tenían comederos ni comida a disposición en el momento.



Además las perreras estaban "muy sucias y con gran cantidad de excrementos", mientras que el bebedero de hormigón tenía poca agua y la que había estaba de "color verde, totalmente turbia y con restos de basura y sólidos flotando".

"Extrema delgadez"

Los agentes y la veterinaria vieron a cuatro perros, que estaban "muy asustadizos ante la presencia de personas", en un estado físico de "extrema delgadez", con varias lesiones cutáneas en distintas partes del cuerpo, incluyendo heridas abiertas, teniendo uno de los canes parte del hueso del rabo al descubierto, y todos con abundancia de parásitos externos, llegando a tener las orejas, en algunos casos, infestadas de garrapatas.

De este modo, al concluir la inspección, de la que se levantó acta firmada por los intervinientes, y ante el estado extremo de salud de los ejemplares y la falta de las atenciones debidas, unido a las escasas garantías de que las condiciones de los animales mejoren de manera inmediata, se acuerda por parte de los agentes del Seprona y de la veterinaria oficial, la retirada de los cuatro animales para que recibieran las atenciones primarias necesarias y hacer el seguimiento correspondiente.

Decomiso cautelar

Por su parte, los agentes del Seprona realizaron el preceptivo atestado policial, informando al Juzgado correspondiente, en funciones de guardia, de Maspalomas sobre el decomiso cautelar de tres perros podencos y un gran danés, así como de la investigación de una persona como supuesto autor de un delito de maltrato animal contemplado en el Código Penal, en su artículo 337.

De todas formas, los agentes del Seprona continúan realizando seguimiento del estado de los animales en la actualidad para comprobar su evolución, que viene siendo satisfactoria a excepción de uno de los podencos intervenidos, que se encuentra ingresado en un hospital veterinario al no conseguir que recupere masa corporal mediante alimentación normal.
 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario