¡¡Intolerable!! La Generalitat persigue a un profesor que se opone al adoctrinamiento

  • Cataluña
  • 23-04-2019 | 14:04
  • Escribe: Pablo Ruiz

¡¡Suspendido diez meses de empleo y sueldo un profesor que se opone al adoctrinamiento en Cataluña!!


Francisco Oya, profesor que “combate el adoctrinamiento en las aulas catalanas”, ha sido sancionado por la Generalitat.

Oya imparte sus clases en castellano y “combate las consignas ideológicas en las aulas”, por ello, la Generalitat ha decidido sancionarlos con diez meses sin empleo ni sueldo.

Se trata de la primera sanción que el Govern de Torra impone a un docente, y es totalmente intolerable.

Francisco Oya es profesor de Historia en el instituto Joan Boscà de Barcelona, y el pasado 12 de abril de 2018 el Consorcio de Educación (controlado por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona) le abrió un expediente por “incumplimientos en su actividad docente”.

Ahora se ha confirmado la vergüenza: la Generalitat lo ha sancionado con diez meses de inhabilitación y suspensión de empleo y sueldo por combatir el adoctrinamiento.

El Consorcio de Educación le acusa de “desatender el ejercicio de sus funciones docentes; “desobedecer una orden de un superior”; y “desacato a la autoridad, haciéndolo de forma ostentosa”.

También a Francisco Oya de haber ocasionado “un daño moral” al director del instituto y de “la perturbación significativa en el servicio público de educación generada por su actitud y conducta”. 

Oya ha negado los hechos y denuncia que “ha presentado documentación que desmiente tales acusaciones, aunque no ha sido tenida en cuenta a la hora de realizar la resolución”.

La Generalitat acusa a Oya de iniciar “una campaña de difamación contra el director del centro con la maquinaria propagandística de organizaciones y medios de comunicación”. 

También le acusan de “incumplimientos de temario y horario”, de “haber alterado la buena convivencia del instituto, comunicando su posicionamiento político” y de hacer comentarios de tono homófobo, sexista y xenófobo “que han herido la sensibilidad del alumnado”.

Las acusaciones no han sido probadas

Sin embargo, estas acusaciones no han sido probadas, y Oya únicamente admite que “combate el adoctrinamiento” y que entregó “ciertos textos a los alumnos” para “estimular al alumnado a pensar por sí mismos e interpretar la Historia de España no solo partiendo de una visión, la que le ofrecen unos libros de texto manipulados”.

Además, Oya asegura que ha presentado los documentos pertinentes que demuestran que cumplió con el temario que debe impartir en su área y que éste “es el indicado para Selectividad”. 

Sobre el supuesto acoso al director, Oya asegura que “es una acusación genérica e inconcreta que como otras no han probado”.

“En ningún momento me han dicho por qué frase o comentario me acusan. Sencillamente porque no existe. No han podido probar nada”, añade Oya sobre las injustificadas acusaciones de homofobia y sexismo que han vertido sobre él.

Un expediente político

“Es un expediente político. Querían castigarme y lo han hecho. Han dictado su sentencia y yo he estado en todo el proceso en un estado de total indefensión”, denuncia Francisco Oya, que acusa al Gobierno de no haber hecho nada ante una situación tan “injusta”.

Oya ha presentado ante el Juzgado un recurso contra la resolución al estar convencido de que “no se ajusta a Derecho” y exige que “se restablezca su honor”. 
 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario