Infiltraciones de bótox contra la migraña crónica: ¿mito o realidad?

  • Enciclopedia
  • 29-03-2022 | 05:03
  • Escribe: Enrique Sanz
Este remedio podría ser la salvación para miles de personas


Gran parte de la población española sufre o ha sufrido alguna vez un fuerte dolor de cabeza que no le ha dejado seguir haciendo sus tareas habituales. En muchos de estos casos, suelen ser ataques menores y sin apenas gravedad que son rápidamente solucionados con un analgésico, reposo y la aplicación de algún elemento externo para aliviar la sensación de calor que provocan las cefaleas. Causados por estrés o falta de sueño, estos pequeños episodios no son preocupantes para la mayoría de las personas que alguna vez han sufrido un dolor de cabeza. Sin embargo, no todos tienen la misma suerte.

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), alrededor de cinco millones de personas en nuestro país padecen migrañas y cefaleas de forma constante y crónica. Esta situación se traduce en la aparición de molestos dolores de cabeza durante más de quince días al mes. Cada año, estos cinco millones de personas más de la mitad del año, aproximadamente 180 días de 365, sufriendo intensos dolores de cabeza que les anulan y no les permiten continuar con su vida diaria ni las rutinas familiares ni laborales. Además, estas intensas cefaleas están acompañadas por otros síntomas que dificultan la realización de tareas cotidianas como vómitos, mareos y una elevada sensiblidad a la luz y al ruido.



La medicación que se suele recetar para episodios de cefalea que pueden durar hasta varios días seguidos tiene un amplio margen de mejora y una sólida tasa de éxito con la mayoría de los pacientes, que después de un par de días de recuperación y adaptación pueden retomar el curso normal de sus vidas y volver a las rutinas vitales que se vieron alteradas por el ataque de migraña. Sin embargo, hay a otro sector de la población, también aquejado de estos potentes y anulantes brotes, a los que la medicación no le es suficiente. Aunque se les suministre los profilácticos más potentes que existen actualmente, sus dolores y los síntomas asociados no merman ni desaparecen. Desde el campo de la estética ha llegado una eficaz solución para devolverles una vida normal a los pacientes de cefalea crónica: el bótox.

La popular neurotoxina, que se dio a conocer en el imaginario colectivo gracias a su extendido empleo en los retoques y operaciones estéticas también se enfunda el traje de héroe para salvar a unas personas que pueden retomar sus vidas tal y como las conocían. Con sutiles inyecciones de esta toxina producida por la bacteria Clostridum Botulinum, los pacientes aquejados las cefaleas más intensas notan cómo los dolores se evaporan lentamente durante los primeros cinco días desde la aplicación del tratamiento.



Este avance en la constante investigación para encontrar una cura a los ataques de cefalea y migraña es una verdadera revolución que soluciona la vida a los pacientes aquejados por esta enfermedad, que supone la primera causa de discapacidad en adultos menores de 50 años y es la tercera enfermedad más prevalente de todo el planeta. Esta colosal batalla se sobrelleva en mejores condiciones con las inyecciones de bótox en "lugares prescritos sobre la frente, los lados de la cabeza y la parte posterior de esta, así como el cuello. Adicionalmente, pueden aplicarse en seis puntos de inyección adicionales en función del dolor". Este procedimiento, que hace desaparecer el dolor de cabeza por un periodo de tres o cuatro meses, es actualmente el remedio más eficaz en aquellos pacientes en los que el tratamiento profiláctico no parece surtir ningún efecto. La doctora Lucía Vidorreta Ballesteros, especialista en neurología en el hospital Quirónsalud San Jóse, explica el complejo funcionamiento del bótox en los pacientes: "Provoca una denervación química reversible, al impedir que se liberen las vesículas de acetilcolina en las uniones neuromusculares de los músculos afectados". 

Con los avances que ha traído el bótox al tratamiento de las migrañas más potentes gracias a su habilidad para bloquear temporalmente los nervios y permitir a las personas retomar el ritmo de sus vidas, el único camino que les queda a los investigadores y expertos como la doctora Vidorreta es encontrar una solución definitiva que elimine el problema que suponen los ataques de cefalea para aproximadamente cinco millones de personas que la siguen sufriendo a día de hoy. 



Facebook Twitter

Deja tu Comentario