Ignacio Camacho siembra el pánico en Moncloa al desvelar quién es el "asesor fantasma" de Sánchez

  • Política
  • 24-03-2022 | 07:03
  • Escribe: Enrique Sanz
El articulista considera que un antiguo asesor de Sánchez todavía lo aconseja de forma extraoficial


Los problemas crecen para el Gobierno de Pedro Sánchez. Además de la situación subyacente de la pandemia por COVID-19, los recientes acontecimientos como la erupción del volcán en la isla de La Palma o el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania no dejan tiempo al Ejecutivo para recomponerse de sus luchas internas y afrontar en bloque la complicada situación por la que está pasando el país que dicen gobernar. 

Quizá Sánchez, que perjuraba traer aires renovados a la política española y modos de comportamiento más cercanos al progresismo, ha virado hacia posturas más alejadas de lo que prometió. Navegando en una suerte de ambigüedad política, sus medidas no contentan a ningún participante del espectro político nacional. La ciudadanía, incluso aquellos que lo votaron, comienza a estar hastiada de una colección de políticos inmovilistas y que parecen vivir aislados de la realidad política, económica y social que sufren las familias españolas. 



El ahondamiento de la crisis global que sufre el Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos se produce a cada día: los desprecios, cruces de declaraciones y polémicas internas entre miembros del Ejecutivo fueron la tónica dominante durante unos meses, hasta que el liderazgo de Yolanda Díaz en Unidas Podemos pareció calmar las aguas. En medio de esas turbulencias se produjo una sorprendente salida del equipo asesor de Pedro Sánchez: Iván Redondo. El que fuera la mano derecha del secretario general del Partido Socialista prácticamente desde su resurrección como político y lo acompañó y guió hasta La Moncloa era despedido, apartado del hombre al que había llevado a lo más alto. Ernesto Guevara dijo una vez: "Podrán morir las personas, pero jamás sus ideas".

Y es que esta frase del controvertido líder revolucionario argentino parece resonar en la cabeza de Sánchez según el columnista de ABC Ignacio Camacho. El articulista considera que Iván Redondo, a pesar de no formar parte de la plantilla de asesores de Pedro Sánchez, continúa siendo una poderosa influencia sobre el presidente. O al menos sobre su forma de hacer comunicación pública y política. Camacho entiende que las medidas anunciadas por el Gobierno para hacer frente a los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania lleva la impronta del asesor caído en desgracia: "Ese Plan Nacional de Respuesta al Impacto de la Guerra -así, con mayúsculas retóricas- lleva la impronta del antiguo asesor: el nombre antes que la cosa".



Para Ignacio Camacho, deshacerse de la influencia de Iván Redondo resulta extremadamente difícil para Pedro Sánchez. Sostiene que sus modos de actuar y comunicar hacen deducir que el "fantasma" de Redondo "todavía debe de seguir incrustado en la nómina". La delicada situación general por la que atraviesa el país, incluyendo la recién iniciada huelga de transportistas, y la incapacidad del Ejecutivo para ponerle remedio a tales desastres es, según Camacho, culpa de la tóxica influencia que Redondo mantiene de forma indirecta sobre Sánchez. Para el articulista del diario de Vocento, "la economía del país está colapsando, y el país entero con ella, y el Gobierno solo reacciona con argumentos propagandísticos de finalidad exculpatoria".

Una situación que para Camacho se está alargando excesivamente en el tiempo, y que está condenando al Ejecutivo y la totalidad de la nación en consecuencia. Bajo la dirección comunicativa de Redondo se vivieron episodios de descoordinación recordados por mayoría de los españoles, como el fracaso en la gestión de las relaciones internacionales en el 'caso Ábalos' o los ya mencionados desplantes entre socios de Gobierno. Además, achaca todos los males que España padece actualmente a la nefasta visión comunicativa del que fuera uno de los asesores más cercanos al hoy presidente de nuestro país: "El laboratorio publicitario oficial sigue instalado en el 'redondismo': cuestión de estilo. Que no vaya a pensar nadie que la inflación tiene algún remoto vínculo con la inoperancia del Ejecutivo. Las cosas importantes hay que dejarlas claras desde el principio".



Como cierre a su reflexión, Camacho se pregunta qué hubiera pasado si Sánchez hubiera centrado sus esfuerzos en acometer y tomar las decisiones necesarias para reducir o eliminar los males que a día de hoy acosan a nuestro país: "No es que haya en el Consejo de Ministros mucha masa crítica de talento -y la que hay casi nunca impone su criterio- pero en el aparato del Estado sí trabajan servidores públicos con suficiente experiencia y conocimiento técnico para estudiar soluciones con alguna posibilidad de éxito".

Facebook Twitter

Deja tu Comentario