Iglesias y Elisa Beni se enzarzan en una guerra sin cuartel y la izquierda se descompone

  • Medios
  • 26-03-2022 | 07:03
  • Escribe: Enrique Sanz
El brutal cruce en Twitter es una nueva muestra de la inestabilidad política de la izquierda española


Resulta complicado gobernar un país si tus socios no paran de complicarte la vida y poner trabas a todas las medidas. Eso es lo que debería pensar Pedro Sánchez cuando Pablo Iglesias, el que fuera secretario general de Podemos, ejercía como vicepresidente segundo. Aunque estuviera puesto por el propio Sánchez, quizá este sintió alivio cuando Iglesias partió hacia Madrid para pelear por la presidencia de la Comunidad, y más aún cuando anunció su retirada total de la primera línea de la política. 

A pesar de su aparente retiro, el exvicepresidente no ha parado quieto, y su actividad política es ahora suplida con un inusual trajín en varios medios de comunicación que lo convierten en un tertuliano habitual en varios programas radiofónicos y en alguno emitido por televisión. No solo eso, sino que además dirige y presenta su propio programa de radio: La Base. Auspiciado por un famoso diario que concuerda con su forma de pensar, Iglesias ya ha encontrado una base firme sobre la que construir su fábrica propagandística y hostigar a la clase política. Esta vez, desde fuera. Porque desde dentro, para muchos, su falta de criticismo fue lo que provocó su propia caída.



Aunque Pablo Iglesias esté frente a los micrófonos habitualmente, el antiguo líder de Unidas Podemos también es amante de las redes sociales. Sobre todo Twitter. Si bien ya era bastante activo antes de su llegada al Gobierno, después del paso por este, se ha convertido en otro canal más de comunicación desde el que difundir sus ideas y proteger a los suyos. Y esta protección también llega hasta Arantxa Tirado, conocida por sus más que estrechas relaciones con el régimen venezolano.

El debate que lo empezó todo

Tirado participaba en 'Julia en la Onda', un conocido magacín informativo conducido por la mítica Julia Otero. La escaleta de aquel día, 24 de marzo, indicaba que uno de los temas a debatir era la guerra entre Rusia y Ucrania. Para profundizar acerca de la horrible situación que se vive en el país injustamente invadido, Tirado comenzó a defender frente al resto de tertulianos, entre los que se encontraban Elisa Beni e Ignasi Guardans, de una forma muy curiosa las acciones del país ruso.



Esta enconada defensa del país invasor pareció descolocar Beni, que trató de hacer ver su error a Tirado. Mientras la socia del régimen bolivariano creía firmemente que "La geopolítica y geoeconomía no tiene valores morales superiores, son negocios" y defendía en cierto modo la invasión escudándose en los precios de la energía, Beni señaló que la geopolítica sí es, precisamente, una cruda realidad a la que los gobernantes deben enfrentarse todos los días, y más en situaciones críticas como esta. Ignasi Guardans intentó mediar para hacer cambiar de postura a Tirado, argumentando que la guerra entre Rusia y Ucrania sí es una guerra de valores, contrariamente a lo que la propia Tirado piensa. Con estos términos reprendía Guardans a la tertuliana catalana: "Una simplificación es decir que la gente que está muriendo en Ucrania es por intereses económicos americanos. Ve a decírselo a las madres... se te tenía que caer la cara de vergüenza".

Desastroso intercambio por Twitter

El correctivo aplicado por Guardans y Beni en pleno directo no gustó a todos los afines a la extrema izquierda. Iglesias parecía estar al tanto del intercambio, y protestó, nuevamente por Twitter, el trato que Tirado había recibido de Beni y Guardans, adjuntando un fragmento del debate acontecido en 'Julia en la Onda': "Esto es lo que ocurrió en 'Julia en la Onda' cuando la doctora en relaciones internacionales y profesora de ciencia política de la UAB Arantxa Tirado intentó hacer un análisis. Escuchen cómo le responden el ex diputado de CIU Ignasi Guardans y la periodista Elisa Beni." La intervención de Iglesias, que en ningún momento había sido traído ni mencionado en 'Julia en la Onda', obligó a Beni a salir en defensa suya de su compañero tertuliano con esta afilada crítica al exvicepresidente segundo: "Tengo todo el derecho a decirle a Tirado, sea o no doctora, que su visión geopolítica ¿marxista? sobre Rusia no es correcta. Lo que ya supera los límites es que este señor, aprendiz de lo que yo llevo haciendo 35 años, se eriga en faro y guardián (y no comparto las formas de Guardans)".



Esta respuesta inmediata de Beni a la acusación de Iglesias pareció sentarle como un golpe al antiguo líder de Unidas Podemos, quien quizá intentó arreglar el estropicio que había generado con su anterior tweet y se hizo pasar por una víctima del acoso y el descrédito de Beni: "Creo usted que perdió la educación y las formas con Arantxa Tirado. Puede usted insultarme, llamarme aprendiz o enemigo de la libertad de prensa. Seguiremos haciendo nuestro trabajo tratando de mejorar cada día con rigor y educación. Un saludo". Esta rápida retirada de Iglesias, que en ningún momento fue a batallar, da cuenta de un nuevo fracaso del ahora comunicador en sus constantes intentonas por mantener dominada a la opinión pública para que sirva a los intereses del que fuera su partido, Unidas Podemos.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario