Hubo más que roce: Descubren la relación de Iker Casillas y Lara Dibildos

  • TV y Cine
  • 12-04-2021 | 21:04
  • Escribe: Redacción




El programa 'Socialité' asegura tener una fuente anónima que explica cómo eran los encuentros amorosos de ambos, antes de que el portero contrajera matrimonio con la periodista.

La ruptura de Sara Carbonero e Iker Casillas, después de más de diez años de matrimonio, ha revolucionado el mundo del corazón, ya que ambos creaban una de las parejas más queridas de todo el panorama nacional.

Sin embargo, la separación de ambos famosos ha abierto la veda a los rumores de infidelidad como motivo principal de la ruptura, siendo el portero señalado como el primero en dar el paso a encontrar el amor fuera de casa, llegándosele a relacionar con la malagueña Sara Denez, quien, muy molesta, negó esas informaciones a través de las redes sociales.



Empieza Supervivientes y llega la primera enganchada de Marta López y Alexia Rivas

Ahora, el programa Socialité, al igual que otros muchos de la prensa del corazón, ha querido investigar el pasado amoroso de ambos famosos, buscando una conexión que explique la ruptura, más allá de las razones que la pareja ha ofrecido públicamente.



Y es el momento en el que el programa de Telecinco ha sacado a la luz una supuesta relación del ex portero de la Selección, poco antes de empezar con Sara Carbonero, con la mismísima hija de Laura Valenzuela, Lara Dibildos.

Así se encontraban por las noches, según una fuente anónima

"Han estado liados" asegura el confidente, que asegura conocerlo por haber trabajado muy cerca de la presentadora de televisión.



El nuevo docudrama que amenaza con hundir a Belén Esteban ya se cocina en Telecinco

"Iker tenía las llaves del garaje de Lara" asegura "Venía por la noche, cuando no podía verle nadie, y metía el coche directamente en el garaje. Algunos días se ponía incluso gorra, por si alguien le veía, que no lo pudiera recoocer. Ese era su modus operandi".



Un sistema que, sin embargo, falló una noche, en la que fue la comidilla del barrio: "Un día, a las 3 o 4 de la mañana, Iker llegó al garaje, subió, y tocó el timbre [...] pero para su sorpresa, le abre un señor. Era el vecino de abajo de Lara"

Facebook Twitter

Deja tu Comentario