Hacienda sorprende a Jesús Vázquez con un fraude millonario

  • Famosos
  • 26-07-2019 | 09:07
  • Escribe: Ana Villà

Jesús Vázquez se suma a la larga lista de famosos perseguidos por Hacienda


Jesús Vázquez ha vuelto a la pequeña pantalla con el programa Me quedo contigo, en Telecinco pero no ha sido noticia precisamente por el estreno de su programa sino por otro asunto algo más peliagudo. 

Hacienda ha aparecido, de nuevo, en la vida del presentador y no para darle una buena noticia, precisamente. 


Jesús Vázquez y sus problemas con Hacienda

Son muchos los famosos que tienen problemas con el Fisco y ahora ha sido el presentador, Jesús Vázquez, que se ha unido a la lista. 

La Audiencia Nacional le ha dado la razón a Hacienda el pasado mes de junio en un pleito de 2,8 millones de euros. 


El presentador habría utilizado una sociedad ficticia en la que no había actividad real para hacerle la 13-14 a la Agencia Tributaria. 

Es una práctica habitual que aconsejaban los asesores fiscales hasta que Hacienda se hartó y puso punto y final al asunto. 

Jesús, usó la sociedad Bopreci que comparte con su marido Roberto para pagar menos impuestos. 

La Audiencia Nacional ha determinado que "durante 2006 y 2007 Bopreci facturó a sus clientes la cantidad de 2.444.353 euros en 2006 y 1.590.289 euros en 2007 en concepto de servicios profesionales, servicios que desempeñaba para dichos clientes el señor Vázquez Martínez en calidad de presentador o colaborador en programas de televisión, y otros servicios de carácter publicitario". 

No obstante, la defensa, mantuvo que la sociedad sí que tenía actividad, la de "vender la imagen del demandante y que para ello era necesaria una labor de crear, cultivar, mantener y saber vender dicha imagen". A lo que la sentencia anula ese argumento y dice que "la sociedad no cuenta con ningún medio material". 

Además, la sentencia, sostiene que Vázquez podría haber cobrado directamente de Telecinco. "El servicio que presta Bopreci para los terceros es el mismo que presta Jesús Vázquez para la entidad, servicio que por su naturaleza personalísima no podría prestar esta sino a través del demandante". 

"La entidad no tenía otra actividad que la que se realizaba a través del demandante, ni disponía de medios específicamente afectos al ejercicio de esta actividad personalísima del demandante, de modo que su única justificación era el ahorro fiscal", concluye la sentencia en la que todavía cabe recurso al Tribunal Supremo

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario