Gerard Piqué condicionó el arbitraje del Clásico de 2019: los audios, al descubierto

  • Deportes
  • 21-04-2022 | 07:04
  • Escribe: Enrique Sanz
Los tejemanejes de la trama no se detienen solo en la Supercopa de España


El fútbol español está sufriendo una de las crisis más importantes de todos sus tiempos. Mientras que las máximas autoridades futbolísticas miran para otro lado y consienten el nacimiento y desarrollo de comportamientos tan peligrosos, las evidencias de la manipulación y los tejemanejes salen lentamente a la luz.

La filtración de los audios entre Gerard Piqué y Luis Rubiales son la punta del iceberg y otra muestra más de la oscura forma de proceder de las instituciones futbolísticas españolas, favoreciendo indiscriminadamente a diferentes equipos y estableciendo una agenda contra el Real Madrid. En el marco de los famosos acuerdos entre 'Geri' y 'Rubi', uno de los puntos más candentes es el arbitraje del Clásico de 2019 jugado en el Camp Nou.



Durante el transcurso del encuentro, que acabó con empate a cero, los colegiados de campo y el situado en el VAR apenas se pronunciaron sobre los dos penaltis cometidos sobre Rapahël Varane, todavía jugador del conjunto blanco por aquel entonces. La primera acción polémica fue un clarísimo plantillazo sobre el central francés, que De Burgos Bengoetxea y Hernández Hernández optaron por ignorar completamente a pesar de las claras marcas que dicha acción imprimió sobre el muslo del defensor galo.

Durante el primer tiempo de aquel partido, Varane volvió a ser víctima de un brusco agarrón dentro del área a la salida de un córner, lo que impidió su remate y propició su caída al suelo. Nuevamente, Hernández Hernández y De Burgos Bengoetxea, conocidos antimadridistas, no señalaron nada. El pésimo arbitraje provocó un incendio en el conjunto blanco, que incluso emitió un comunicado oficial en forma de noticia en su página web en el que mostraban claramente el quasi fraudulento modo de actuar de unos colegiados que se suponía debían ser imparciales.



Casi cuatro años después se conocen por fin las verdaderas razones por las que aquel día se cometió tamaña injusticia con el Real Madrid. Bajo la tóxica influencia de 'Geri', 'Rubi' decidió favorecer desde el arbitraje al Barcelona con el objetivo de que ganara el partido, hecho que no pudieron realizar finalmente. Esta influencia se debe a una conversación previa al partido pero posterior al último encuentro de aquella temporada, el Real Sociedad-Barcelona.

Gerard Piqué acudió desconsolado a Rubiales y le aseguró que en el partido de Anoeta habían sido perjudicados por el arbitraje, especialmente con un penalti que no se pitó a favor del Barcelona. En un brutal mensaje, Piqué señaló en su momento que "Era penalti clarísimo", a lo que Rubiales contestó reconociendo que les habían "pitado uno dudoso en contra". El presidente de la RFEF trató de justificarse ante las presiones afirmando que "si es dudoso no entran ni para bien ni para mal, y sé que no han pitado uno, un agarrón a ti, me han dicho".



Esta reveladora conversación es otra muestra más de los tejemanejes que un jugador en activo de uno de los clubes que participan en LaLiga, adulterando las competiciones e influyendo sobre los jueces de la competición que se suponen imparciales y ajenos a todo tipo de influencia. Con los recientes avances informativos se está demostrando que el objetivo a perseguir no ha sido, como los desacertados gurús han afirmado durante años, Florentino Pérez. El verdadero enemigo estaba en casa. El verdadero enemigo era el que señalaba y mandaba las persecuciones.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario