Gancho directo al mentón de Miguel Bosé: Nacho Palau no se callará más

  • TV y Cine
  • 19-01-2022 | 07:01
  • Escribe: Laura Abad
El escultor español ha confesado que la posición negacionista del cantante podría deberse a su necesidad de sobreproteger a sus hijos.


Miguel Bosé se ha convertido en uno de los protagonistas indiscutibles de la pandemia del coronavirus... por haberse posicionado, sorprendentemente, como uno de los grandes defensores de los negacionistas, con un discurso que asustó y alarmó a más de uno.

Sin embargo, el cantante ahora vuelve a ser el centro de todas las miradas... pero no por el lanzamiento de su último libro, sino por las palabras que ha pronunciado sobre él su ex pareja, el escultor español Nacho Palau.



Así pues, tras 26 años de relación con el cantante, Palau ha confesado en una entrevista con 'Diez Minutos' la dura realidad que vivió con Bosé los últimos años de relación.

Jorge Javier está dispuesto a terminar lo que empezó Rocío Carrasco



"Miguel imponía su criterio siempre, y cada vez lo hacía más [...] Siempre he firmado lo que Miguel me ponía delante, sin asesoramiento" ha confesado "Eso y otras cosas minaron la relación".

Una relación que, según ha explicado, acabó convirtiéndose en "una historia de terror": "Era tremendo, nos llevábamos fatal. Yo me fui fatal de esa relación. Su comportamiento, su carácter y su forma de ser, todo era tremendo. Miguel cuando es bueno, es muy bueno, y cuando es malo, es lo peor".



Sobreprotección a sus hijos

Sin embargo, lo que más lamenta el escultor tra su ruptura con el cantante, es la separación de sus cuatro hijos adoptados con Bosé: DIego y Tadeo, hijos biológicos de Miguel, e Ivo y Telmo, hijos biológicos de Nacho, que tuvieron que separarse después de la ruptura de la pareja, pese a los intenteos de Palau de mantenerlos juntos.

"Era un proyecto de familia en común" ha asegurado el escultor, que asegura que seguirá luchando en los tribunales para que los hermanos vuelvan a vivir juntos.



María Patiño se mete en la cama de Antonio David y hunde a Marta Riesco con crueles mentiras

Un proyecto en común que, según Palau, "agrió el carácter" de Bosé, y provocó que el cantante se convirtiera en un obseso del control sobre la seguridad de los niños: "Miguel se empezó a obsesionar con la seguridad de los niños y esa obsesión fue haciéndose más grande".

Obsesión que podría ser el origen de la posición negacionista de Bosé sobre la vacuna, nada compartida por su ex: "Yo estoy vacunado y vacunaré a mis hijos. No sé qué hará Miguel" ha sentenciado el artista.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario