Fue secuestrado y vendido y hoy es de los hombres más ricos del mundo

  • Sucesos
  • 27-05-2021 | 21:05
  • Escribe: Celeste De Sebastián

La carta de un mafioso desde la cárcel se convirtió en el elemento clave de la investigación para conocer el paradero actual del pequeño desparecido hace más de 40 años.




Mauro Romano, de seis años de edad, fue secuestrado en Puglia, Italia, el 21 de junio de 1977, cuando se encontraba jugando en la calle con otros niños, al cuidado de sus abuelos, mientras su padres, Bianca Colaianni y Natale Romano, acudían a un funeral al pueblo vecino.

Pronto, las sospechas sobre el secuestro recayeron en el barbero del pueblo, Vittorio Romanelli, quien se había llevado al pequeño en moto, y que poco después llamaba a la familia pidiendo un rescate,



Sin embargo, tras ser detenido, no se encontró relación con el pequeño, aunque sí fue acusado de extorsión a los madres de Mauro. Y es que el barbero explicó que lo único que había hecho en el caso del secuestro era recoger al menor, y dejarle en una propiedad en un pueblo cercano, desde donde Mauro fue drogado con cloroformo y posteriormente sacado del país con otros dos hombres desconocidos.

Un caso que quedaba paralizado en 2015 debido a la falta de nueva información, produciéndose un sospechoso robo, en 2015, en la casa de los familiares de Mauro, donde se llevaron toda la información relativa a la búsqueda que realizaba la familia del pequeño desaparecido, aún con esperanzas de recuperarlo con vida.



El testimonio de un preso, clave en la investigación

En marzo de 2020, sucedía de pronto un 'milagro' para la familia italiana: Angelo Salvatore, un mafioso detenido en la cárcel italiana de Oristano, escribía a Bianca, la madre de Mauro:

"He leído y escuchado tus numerosos llamamientos y creo que tienes el sacrosanto derecho a saber. lo que me duele de todo es que mucha gente en el pueblo lo sabe pero no dicen nada, porque en el pasado lo he escuchado varias veces [...] Pero creo que ahora es el momento de decir lo suficiente y dar la vuelta a toda esta historia".



Así pues, el mafioso explicaba que se había enterado, a través de su cuñado, que el niño había sido secuestrado por Vittorio Romanelli, y vendido a una familia de Emiratos Árabes,

Una pista que daba a conocer que Mauro, que actualmente tiene 50 años, fue adoptado por uno de los hombres más poderosos del país, gozando el secuestrado de una posición económica que le convierte en uno de los hombres más ricos del mundo.



A pesar de que aún no se cuenta con la prueba de ADN, rechazada por el jeque, para conocer si el pequeño Mauro podría ser ese adulto, una cicatriz que tenía el pequeño en su mano derecha, después de quemarse con agua caliente, y una cicatriz en la ceja, podrían ser los datos relevantes que podrían sacar a la luz la verdadera identidad y ubicación del niño desaparecido.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario