¡¡Falta leve!!

  • Cataluña
  • 26-06-2019 | 01:06
  • Escribe: Gonzalo Palacios

La Generalitat de Torra casi aplaude a la profesora que agredió a la niña de 10 años.


Josep Bargalló, el consejero de Educación de la Generalitat de Cataluña, se hace el sueco cuando le preguntan por la supuesta agresión en Terrassa de una profesora, Miriam Ferrer Martín, a una niña por pintar la bandera de España en su álbum del curso.

A Bargalló le han preguntado por el tema de lo que supone un adoctrinamiento temerario, con el agravante de la violencia, y ha preferido echar balones fuera y poner en duda la acusación de la niña. 


Ha admitido que pueden haber “indicios de una posible falta administrativa” en la maestra que presuntamente agredió a una alumna de 10 años. Y la cosa se queda ahí con la esperanza de que pase el tiempo y se olvide la fechoría que confirma la tendenciosidad con la que se practica la enseñanza en las escuelas catalanas, muchas de ellas en manos de auténticos fanáticos del separatismo. 

"Indicios de una posible falta"

“Creemos que hay indicios de una posible falta, no penal, sino administrativa, cuando menos”, ha dicho Bargalló en la comisión de Educación del Parlament. Respondiendo al Partido Popular ha añadido que la investigación interna continúa abierta y que el Govern actuará “según lo que digan los Mossos”.


Aún así admite el consejero que existe un expediente abierto porque  “nuestra inspección dice que hay algún tipo de falta”, tras estudiar los diez informes que presentaron la profesora, la dirección del centro, la familia de la menor, los Mossos d'Esquadra y los inspectores de los servicios territoriales de la consejería.

Pero el Govern de Torra no se ha escandalizado precisamente con el asunto. En un comunicado, el Departamento de Educación de la Generalitat ha explicado que "no se ha podido evidenciar de forma fehaciente que se haya producido maltrato físico. No se percibe motivación ideológica de la docente en su actuación, porque también rechazó los símbolos y los dibujos de otros alumnos al considerar que no se ajustaban a los criterios dados al grupo en clase. Se produjeron hechos que presuntamente llevó a término la docente, como romper en público el trabako de una alumna o dejarla sola en el pasillo, que podrían constituir una falta leve. 



Por este motivo, se abrirá un expediente disciplinario en el que se podrá aportar nueva documentación en el caso de que sea necesario o se facilite. Como medida cautelar, se estacleció que la tutora estuviera siempre acompañada por una docente cuando dirigiese una actividad en el aula".

¡Y todos contentos! Aquí no ha pasado nada. 

La denuncia de la madre de la niña

El asunto ha trascendido por la denuncia que presentó la madre de la niña contra la maestra el martes 18 ante los Mossos d´ Esquadra. En ella explicaba que la maestra agredió a su hija y la echó de clase por haber dibujado la bandera de España en su álbum. Según hizo constar la madre en la denuncia, cuando la alumna se sentó en su silla, la maestra se le acercó por detrás, la levantó y la tiró al suelo, lo que provocó que la menor se golpeara en la espalda.

La madre añadió que después la profesora agarró a su hiha por la camiseta, la levantó y la echó de clase sujetándola por el cuello. Miriam Ferrer Martin está muy vinculada a la causa independentista, tal y como puede apreciarse en su perfil de Facebook, en el que también aparece su apoyo a la organización independentista Òmnium Cultural, el Moviment Republicà Català y Dones pel Sí, entre otras.

Así funciona el chiringuito que Puigdemont y Torra tienen montado en Cataluña. 

 

 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario