'Fabricantes' de mujeres: el narcotráfico y la cirugía estética van de la mano en Sinaloa

  • Sucesos
  • 21-08-2021 | 09:08
  • Escribe: Blanca Torres

Las mujeres se convierten así en 'muñecas' de sus narcos, que las 'utilizan' a su voluntad a cambio de pagar sus cirugías y otorgarles seguridad.




Sinaloa, al noroeste de México, se ha convertido con los años en el centro neurálgico del cartel de la droga más poderoso del país, en el que el dinero generado por el narcotráfico es fundamental para el movimiento económico del estado.

Un poder económico que hace que muchas mujeres jóvenes busquen en el narcotráfico una salida a la de la pobreza del lugar, convirtiéndose en las 'buchonas' de los narcos.



Así pues, las jóvenes se someten a cirugías plásticas para gustar a los capos del narcotráfico de Sinaloa, que aceptan acogerlas bajo su protección y cuidados, siendo ellos mismos los que gestionan la 'narcoestética' de sus chicas.

El escote más viral de Valencia: una joven denuncia que no la dejaron subir al autobús de esta guisa



"Una cintura más pequeña y definida... caderas más anchas con glúteos más grandes... y si hablamos de senos, generalmente son grandes" ha explicado la doctora Rafaela Martínez desde su clínica estética en Culiacán, a la BBC.

Un cuerpo hiperfeminizado, definido como cuerpo de 'buchona', que es el predilecto de los narcos, que en muchas ocasiones, llaman directamente a la doctora para especificar los cambios que quieren en la 'chica' que mandan a la consulta.



"Tengo varios caballeros que me llaman y me dicen: 'Oiga doctora, le voy a enviar a una chica para que la opere' [...] 'Lo hace asi, como ya sabe que me gusta. No le vaya a hacer casoa  ella, que para eso pago yo'" ha confesado la doctora.

Las buchonas, propiedades del narco

"Para un narco es muy importante tener a una mujer hermosa a su lado.. Es como el prototipo de todo narco" explica un confidente anónimo al conocido medio internacional.



Así pues, las jóvenes, muchas de ellas procedentes de familias sin recursos, se someten a los gustos del narco en la cirugía estética, y actúan como 'novias' del mismo durante meses, a cambio de que éste les proporcione comodidad y seguridad. 

"Lo veo cuando el quiere verme, y toda la gente sabe quién soy. Puedo caminar por cualquier lugar de Culiacán, y me siento superprotegida de que no me va a pasar nada" ha asegurado una de estas jóvenes, 'protegida' de un narco, a la BBC.

El asesinato de Samuel no fue casual: le estaban esperando

Sin embargo, esa cercanía a los narcos también tiene un lado 'negativo': y es que las mujeres se convierten en objetos, no sólo para su protector, sino también para los 'enemigos' del mismo.

"Las mujeres han sido asesinadas porque son compañeras de un traficante, o cuando un hombre siente que ha sido traicionado. Los narcos envían un mensaje de que las mujeres les pertenecen [...] Lo que encontramos en Culiacán es una alta incidencia de violencia y crueldad contra las mujeres, sus cuerpos se encuentran torturados y quemados".

Una situación de narcotráfico y cirugía estética, en la que la violencia y el deseo sexual están por encima de la ley, que sin embargo, goza de cierta inmunidad dentro de Sinaloa, ya que el Gobierno no cuenta con recursos, o con deseos, de acabar con estas prácticas, que pondrían en riesgo la economía del estado.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario