Exclusiva: Isabel Pantoja estafó más de 1'2 millones a Kiko Rivera y a la heredera de Encarna Sánchez

  • Famosos
  • 22-11-2020 | 06:11
  • Escribe: Julián Fernández Cruz

Julián Fernández Cruz, investigador y colaborador de DonDiario y experto en el tema de Encarna Sánchez por los libros que ha escrito sobre ella, nos trae esta información en exclusiva sobre las malas artes de Isabel Pantoja


El pasado viernes Telecinco emitió un especial titulado 'Cantora, la herencia envenenada', donde media España escuchó a Kiko Rivera Pantoja decir de su madre que era una ladrona, una mentirosa, ambiciosa, mala madre y peor abuela, entre otros calificativos más. Quiero exponer con la mayor claridad posible todo lo que esa noche nos mantuvo pegados al sofá, mi pregunta es: ¿Pasados 34 años Kiko se da cuenta que su madre le ha robado, Kiko desconoce a fecha de hoy el testamento de su padre?… Nunca es tarde para denunciar el comportamiento de una madre si previamente hay de por medio ¡¡60.000 euros!!, según me informa una fuente muy directa. Me debo a los lectores de este diario y siendo sincero no me creo nada de nada.

Kiko Rivera ha roto cualquier vínculo emocional con su madre, Isabel Pantoja, tras arremeter con toda la artillería contra ella el pasado viernes por la noche en Telecinco. En la guerra sin cuartel desatada por la herencia del torero Paquirri, el hijo de la tonadillera y el matador fallecido en 1984 no se guardó ni una sola bala. Acusó a su madre de haberlo engañado: "Me lleva robando 34 años, desde que yo tenía 2. No la voy a poder perdonar, definitivamente. Pase lo que pase. Es una persona cegada por el dinero", sentenció.


Antes de su intervención televisiva ya hizo caja en la revista Lecturas

El popular DJ, que ya había arremetido contra su madre en una reciente entrevista en Lecturas, compareció el viernes en un programa especial presentado por Jorge Javier Vázquez titulado 'Cantora, la herencia envenenada' (que tendrá este viernes su segunda entrega) para volver sobre el asunto de la herencia y responder a los últimos movimientos de Pantoja, ya que ¡Hola! había publicado el miércoles un comunicado de los abogados de la cantante en el que éstos amenazaban con emprender acciones legales "para limpiar su nombre". También desmentía las acusaciones de su hijo de que había manipulado el patrimonio que legó Paquirri.

¿Qué ocurrió el 2 de agosto en Cantora?

Pero tras más de 30 años de fe ciega en su madre, el 2 de agosto de este mismo año ocurrió algo en Cantora que cambió la visión que Kiko tenía de Pantoja para siempre. Pero, ¿qué sucedió? Este verano, mientras celebraban el cumpleaños de la tonadillera en la más estricta intimidad, en su finca, Kiko Rivera se encontró por casualidad la habitación de Paquirri, abierta y allí estaban todas las pertenencias de sus padres.


Kiko Rivera, desenmascarado: ¡¡Su gran mentira ha salido al descubierto!!

Unos enseres que habrían sido robados misteriosamente hace años, tal y como aseguró Jorge Javier en el plató del programa. Se trata de los enseres que los otros hijos del torero, Fran y Cayetano, fruto de su primer matrimonio con Carmen Ordóñez, siempre han reclamado a Isabel Pantoja porque les correspondía en el testamento, los cuales a través de una demanda de Carmina debía entregar por mandato judicial. Este hallazgo fue el detonante de la ruptura definitiva con su madre.



Una sentencia obligaba a la cantante a entregarlos a Fran y Cayetano, pero denunció un robo, por lo que habría incurrido en un delito. La Guardia Civil se personó en Cantora y levantó atestado del hecho denunciado, pero le hicieron saber a la tonadillera que para que la denuncia fuera firme debía presentarse en el cuartel de la Guardia Civil, hecho éste que no ocurrió y la denuncia fue archivada.

El DJ aseguraba que tenía que ver con la herencia de Paquirri pero no podía contar lo que ocurrió porque no le dejaban sus abogados. Casualidades de la vida y considerando que este hecho era de vital importancia e incluido en su caché, el programa no podía despedir al invitado sin que eso saliera a la luz… Y salió. Se hace saber que Jorge Javier recibe la información a través del colaborador José Antonio León. Kiko Rivera vio el mensaje y dio permiso a Jorge Javier para ser él quien revelase a la audiencia lo sucedido aquel fatídico día para el clan Pantoja. Cierto o un montaje guionizado por el programa. Otra versión dada por el mismo Kiko Rivera a Mila Ximénez es la siguiente:  "He tenido que escuchar que yo no soy un Pantoja, 'eres un Rivera'".

La ambición de Isabel Pantoja por el dinero

En este artículo, los lectores podrán acceder a un testimonio exclusivo y a un documento oficial que podrían demostrar que no son sólo los herederos de Paquirri los únicos perjudicados por la desmedida ambición de la tonadillera. El comportamiento de Isabel Pantoja con una de sus más íntimas amigas, la polémica periodista Encarna Sánchez, en la compraventa de La Garza, herencia de Paquirri, demuestra que Isabel es capaz de todo por dinero.

Si hace unos días les hablamos de la cuestionable venta de La Garza, una finca de Carmina Ordóñez que heredó la tonadillera y que, en 1995, vendió a Encarna Sánchez, hoy desvelamos cómo rentabilizó la tonadillera esta finca gracias a los Vilariño, actuales propietarios de esta finca y antiguos arrendatarios de Cantora. Según nos han confirmado en exclusiva, Isabel Pantoja se habría embolsado más de 200 millones de pesetas gracias al legado de su viudo

¡La herencia envenenada de Paquirri! Encarna Sánchez se agenció una finca de Kiko Rivera

Un dinero del que nunca ha rendido cuentas a su hijo, propietario de Cantora, ni a Encarna Sánchez, dueña de otra de las fincas arrendadas. Isabel ocultó a Encarna Sánchez que la finca que le vendió estaba arrendada y que ella cobraba las rentas. Isabel no sólo ocultó a Encarna Sánchez que la finca estaba arrendada a los Vilariño, también al notario que dio fe de esta compraventa.

El documento notarial en poder del autor del presente artículo prueba el engaño. Así, en el apartado de la escritura que hace referencia a la "situación arrendaticia" de La Garza, "manifiesta su propietaria que la finca descrita está libre de arrendatarios y ocupantes y que no ha hecho uso en ningún momento del derecho que le reconoce el artículo 26.1 de la vigente Ley de Arrendamientos Rústicos".

Isabel, con Encarna presente en la notaría, niega el arrendamiento y eso que los Vilariño ya llevaban dos años pagándole el alquiler. Gracias a este engaño, evitó compartir con la locutora las rentas que producía La Garza. De hecho, tal como nos confirma David Vilariño, quien cobraba el importe íntegro de las rentas era Isabel Pantoja. Pero aún hay más, tras la muerte de la locutora continuó embolsándose el dinero del alquiler de esta finca, algo que no le correspondía, ya que la finca ya era propiedad de su única heredera, Clara Suñer. 

Debo señalar que en una conversación mantenida con Ángel Vilariño y después de informarle de la venta de esa finca a Encarna Sánchez, su respuesta fue: “Si usted hace público esto, le voy a decir que yo sé dónde usted vive así que calladito estará más guapo". Si su intención era intimidarme estaba muy equivocado.

Kiko Rivera prepara con sus hermanos el desahucio de Isabel Pantoja de Cantora

En total, durante los más de veinte años que los Vilariño fueron arrendatarios de las tierras de Paquirri que administraba Pantoja, la tonadillera se embolsó más de 1.200.000 euros. De ese dinero, una parte correspondía a su hijo, propietario de la mitad de Cantora y mayor de edad desde 2002 y, la otra, a la heredera de Encarna Sánchez, Clara Suñer, propietaria legal de La Garza desde 1996. Ninguno de ellos recibió su parte.

David Vilariño lo confirma: "Nosotros pagábamos a Isabel. Si ella les daba su parte a los otros propietarios o no, ya era su problema". Nos confirma que, durante 21 años, pagaron a Isabel Pantoja por el arrendamiento de La Cantora (propiedad de ella y su hijo) y de La Garza (la finca que vendió a Encarna Sánchez), más de 1.200.000 euros. Ni siquiera cuando su hijo Kiko obtuvo la mayoría de edad, ni cuando vendió la finca La Garza a Encarna Sánchez, cambió la forma de pago. Esto, a falta de que Pantoja demuestre que pagaba su parte del arrendamiento a los otros propietarios, confirmaría que la tonadillera se habría embolsado exclusivamente un dinero que no sólo le correspondía a ella.

El testimonio de David Vilariño

Julián Fernández Cruz: ¿Cuándo alquilaron La Garza?

David Vilariño: La arrendamos cuando compramos El Guatito y el ganado de Paquirri. Todo se hizo más o menos a la vez. Cómo El Guatito era insuficiente para tener una ganadería brava, sólo tenía 100 hectáreas, arrendamos a Isabel Pantoja todo el terreno de Cantora y La Garza, una finca que después compramos.

JFC: ¿Sabía su padre que la finca La Garza figuraba a nombre de Carmen Ordóñez?

DV: Supongo que sí. En cualquier caso, la herencia de Paco era algo conocido, se habló mucho y durante mucho tiempo. Es verdad que La Garza estaba a nombre de Carmen Ordóñez, así figuraba en el Registro de la Propiedad cuando nosotros la compramos años después. El motivo por el que no se cambió el nombre del propietario lo desconozco.

JFC: Cuando alquilaron las tierras de Paquirri... ya eran amigas Isabel y Encarna, ¿no?

DV: Sí, fue esa época. Hubo muchos líos entre Isabel y Encarna a cuenta de esa finca. Pero yo tampoco entonces me enteraba de mucho. Lo que sí supe es que Isabel le vendió La Garza a Encarna y que tenía previsto hacer allí un cortijo. Yo he visto el proyecto que tenía, he visto los planos de la vivienda que proyectaron.

JFC: El proyecto se paraliza cuando terminó aquella amistad...

DV: Sí. Todo se paró. No sé bien lo que ocurrió entre ellas, pero el cortijo nunca se construyó. Después, cuando murió Encarna, nosotros compramos aquella finca a su heredera.

JFC: Pero entonces, si la finca se la vende a Encarna en 1994, ¿cómo se siguen pagando las rentas a Isabel Pantoja?

DV: Nosotros teníamos un contrato de arrendamiento suscrito con Isabel Pantoja y su hijo Francisco durante veinte años. Le pagamos siempre a ella y si ella daba su parte a los otros propietarios o no, ya era su problema. Aquello no cambió porque nadie, en nombre de Encarna, nos reclamó ningún pago. Cuando apareció la heredera y nos dijo que era la propietaria, le explicamos la situación.

JFC: En la escritura de compraventa de La Garza, cuando Isabel se la vende a Encarna, consta que la finca está libre de arrendatarios, algo que no es verdad...

DV: Desconozco si, cuando Isabel vendió La Garza a Encarna, ella sabía que estaba arrendada. Aunque imagino que sí, porque era conocido por todos. Lo que no sé es si Pantoja se lo dijo o no. Pero si eso es lo que pone en las escrituras, se podría deducir que no.

JFC: ¿Cuánto cobraba Isabel por las tierras que os alquiló? Se ha publicado que eran 9 millones de las antiguas pesetas al año, ¿es así?

DV: Sí, comenzó en 9 millones al año pero esta cantidad se actualizaba en función del IPC. Al final del contrato, eran aproximadamente unos 60.000 euros anuales. Esa cantidad la cobraba Isabel, muchas veces incluso por adelantado, ya que durante mucho tiempo tuvo problemas de liquidez. La tuvimos arrendada desde 1992 al 2013, que fue cuando nos rescindió el contrato y eso...¡que nos debía dinero!

Facebook Twitter
Deja tu Comentario