¿Estamos zumbados?

  • Cataluña
  • 05-02-2019 | 08:02
  • Escribe: Pedro Riscal

¡¡¡Más gilipolladas ridículas!!! La ANC le invita a encerrarse en una jaula durante 24 horas.


La capacidad de sorpresa que puede deparar el Procés no conoce límites. La última fantochada, una invitación para encerrarse en una jaula durante 24 horas en solidaridad con los presos que van a ser juzgados en Madrid por los hechos delictivos que protagonizaron en Cataluña vulnerando la Constitución.

Una farsa que se aprovecha de la buena fe de la gente

La capacidad creativa del separatismo es infinita y expresa el grado enfermizo de quienes sostienen esta gran farsa aprovechándose de la buena fe de la gente incauta.

La iniciativa que ya traspasa los límites de la locura arrancó en Vic a finales de 2017 propiciada por Òmnium Cultural y la ANC, tal y como han recogido los compañeros de e-noticies.cat. 

Se trata de una fantochada que responde a la idea de propagar el concepto de "Un pueblo encarcelado" a través de una jaula itinerante que va recorriendo los pueblos de Cataluña en busca de infelices que acepten permanecer encerrados en la jaula admitiendo sus limitaciones intelectuales. Y no faltan voluntarios.

Como una caseta de feria del siglo XIX

El pasado fin de semana pudo verse la jaula en Prats de Lluçanès como una atracción más de las fiestas de esta localidad que conmemoran el 5 de febrero de 1714, la fecha en la que las tropas de Felipe V quemaron la ciudad por no pagar los nuevos impuestos. 

Y como si se tratara de una caseta de feria del siglo XIX, en pleno apogeo del gremio de titiriteros, la feria ofrece la posibilidad de vivir una "emoción fuerte" encerrándose 24 horas en la jaula. Nada de puenting, rafting, escalada u otras actividades de esas que permiten sacar adrenalina. Metiéndose en la jaula, además, se apoya a los políticos en cautiverio y con su donativo el voluntario contribuye a llenar la caja de resistencia destinada a pagar las facturas de los abogados de los presos.

En realidad son dos celdas. Es decir, que el privilegio de disfrutar del encierro lo pueden compartir dos personas ahí metidos para experimentar las privaciones de los políticos que por su mala cabeza están en la cárcel. 

La máxima expresión del frikismo

De todas formas, no se trata de que nadie acapare la jaula las 24 horas, sino de abrirla a todos de manera muy democrática en turnos de dos horas. Se meten ahí dentro, se sientan y a esperar a que avance el reloj. ¡Muy emocionante!

"Las personas que voluntariamente participan de esta acción realizan turnos de dos horas, ya sea de día o de noche, a temperaturas muy severas y ante cualquier inclemencia del tiempo", sostienen los creadores de la idea. Así tiene más valor. Mejor si lo pasan mal ahí dentro. . "Vivimos momentos excepcionales que requieren acciones, también, excepionales", aseguran los inventores del engendro a e-notices.cat.

Ya no saben qué inventar para conseguir dinero del pueblo más infeliz. Cobrar por pasar dos horas de frío o de calor a  la sopa boba, sin hacer nada en una jaula. La iniciativa se llama "Un pueblo encarcelado". Y aborregado, falta añadir. 

Estas cosas sólo pueden pasar en la Cataluña indepe. Y pasan. El frikismo tiene aquí su máxima expresión. ¡Todos zumbados!

 

 

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario