Estalla la coalición socialcomunista: Sánchez hará todo lo posible para sacar a Iglesias del Gobierno

  • Política
  • 14-02-2021 | 09:02
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

Las elecciones catalanas podrían representar el golpe definitivo al Gobierno de coalición, si Albiach no apoya a Illa como President de la Generalitat.


El 7 de enero de 2020, Pedro Sánchez obtenía la confianza del Congreso de los Diputados para ser investido Presidente del Gobierno, tras su pacto de coalición con Unidas Podemos, jurando su cargo ante el Rey al día siguiente.

Unos días más tarde, el 12 de enero, Sánchez presentaba en rueda de prensa a los miembros de su gabinete, el segundo más grande de toda la democracia, formado por 22 ministerios y cuatro vicepresidencias, una de ellas ostentada por el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, que ostenta también el ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.


Sin embargo, pronto comenzaron los problemas internos del Gobierno de coalición. "Estar en el Gobierno no es estar en el poder, sigue habiendo gente con más poder que los ministros" se lamentaba el líder de la formación morada en una entrevista a mediados del año pasado, tras seis meses de Gobierno.

Lamento provocado por los fuertes enfrentamientos que han experimentado los ministros socialistas contra los ministros podemitas,muchas veces solventados gracias a la mediación de los lideres de ambas formaciones. Pero esta mediación también ha pasado factura a la relación de Iglesias y Sánchez.


Y es que, tras ese significativo abrazo que acompañaba la formación del Ejecutivo, pocos han vuelto a ser los momentos en los que Presidente y Vicepresidente segundo han coincidido, tanto en sus políticas como en sus declaraciones públicas.

Cachondeo generalizado por la última ocurrencia de la marquesa de Galapagar: "Gracias a Irene Montero", ministra de 'igual da'



De tal manera, Pedro Sánchez y sus ministros socialistas han tenido que dar la cara por las declaraciones de sus  socios de Ejecutivo, principalmente de Pablo Iglesias, quien no ha dudado en hablar públicamente, y de forma unilateral, de grandes reformas estatales como la imposición de una República, las críticas al Rey emérito, las políticas de vivienda y okupación ilegal, la situación del Sáhara o, más recientemente, la afirmación de que España no es, a día de hoy, una democracia plena.

Declaraciones podemitas que no sólo han creado el revuelo en la opinión pública, sino que han generado fricciones constantes del Ejecutivo, habiendo llegado a un punto de no retorno ante el evidente desencuentro ideológico de ambos líderes y sus formaciones.

Tanto es así, que Pedro Sánchez podría estar dispuesto a aplicar su autoridad según el Título IV de la Constitución Española, la cual recoge que es el Presidente quien propone a los miembros del Gobierno para su nombramiento ante el Rey (art.100) y es el Presidente quien "dirige la acción del Gobierno y coordina las funciones de los demás miembros del mismo" (art. 98), teniendo la potestad de apartar al lider podemita de sus funciones.

Las elecciones catalanas, el golpe definitivo al Gobierno de coalición

A los desencuentros generados por la gestión estatal de la pandemia del coronavirus se han sumado otros desencuentros de raíz política entre ambos representantes, siendo uno de los  más relevantes la situación política catalana.

Mientras que los podemitas buscan acercarse a las fuerzas independentistas, apoyando casi abiertamente su derecho a decidir, los socialistas se mantienen en un punto neutro, habiéndose reunido con los secesionistas en la mesa de negociación, pero evitando vincularse con el independentismo de forma abierta.

¿Dónde se ha escondido Torra? ¿Se avergüenza de él el partido de Puigdemont?

Una posición que ahora vuelve a enfrentar a ambas formaciones, pero de cara a los comicios catalanes: y es que Jessica Albiach, candidata de En Comú Podem a la Generalitat de Cataluña, ha asegurado que Cataluña necesita un gobierno declaradamente de izquierdas, llegando a declarar que el candidato socialista, Salvador Illa, es ahora "conservador, porque va a la caza de los votos de Ciudadanos".

Por su lado, Salvador Illa ha asegurado en entrevistas sobre los comicios catalanes, que se siente con posibilidades de llegar a la Presidencia catalana, estando dispuesto a pactar con las fuerzas constitucionalistas para conseguirlo, habiéndose negado a rechazar públicamente los votos de VOX.

Nuevamente, las formaciones, esta vez en sus delegaciones catalanas, se enfrentan frontalmente debido a sus ideologías y programas políticos, lo que genera, no sólo tensión en el Gobierno central, sino también una nueva fractura que debilita al Ejecutivo, y que obliga a Pedro Sánchez a tomar una decisión: expulsar del Gobierno a Iglesias, o activar la cuenta atrás para unas nuevas elecciones generales.

Facebook Twitter

Participa en la encuesta de DonDiario


Deja tu Comentario