¡Esperan una niña! Pablo Iglesias e Irene Montero volverán a ser padres

  • Política
  • 13-03-2019 | 17:03
  • Escribe: Guillermo Vives

Después del nacimiento de los mellizos Leo y Manuel, el casoplón de Galapagar de Pablo Iglesias e Irene Montero tendrá una nueva inquilina.


La portavoz parlamentaria y 'número dos' de Podemos, Irene Montero, ha anunciado este miércoles que ella y el secretario general del partido morado, Pablo Iglesias, volverán a ser padres, porque está embarazada de una niña.

"Leo y Manuel van a tener una hermana. Estamos bien, felices y preparadas para cuidarnos mucho y a la vez dar lo mejor de nosotras en estos meses decisivos", ha asegurado en un mensaje que ha publicado en la red social Instagram.

Los dos principales dirigentes de Podemos ya son padres de mellizos, que nacieron el 3 de julio del año pasado de forma prematura, tras seis meses de gestación.

Una nueva inquilina en Galapagar

El casoplón de Galapagar recibirá la llegada de una nueva inquilina, a la que no le faltará espacio para crecer en un ambiente feliz con todas las comodidades. Ada Colau ha sido una de las primeras en responder al mensaje de Irene Montero en las redes sociales felicitando a la pareja: "¡Muchas felicidades!"

Por el momento en que Irene Montero ha anunciando su embarazo y el sexo de la niña se desprende que se encuentra en avanzado estado de gestación y que ya ha superado el primer trimestre. 

Irene y Pablo Iglesias ya eran padres de mellizos prematuros (Leo y Manuel) nacidos en julio de 2018 en el hispital Materno Infantil del Gregorio Marañón con apenas 26 semanas de gestación, lo que obligó a ambos políticos a acogerse a la baja laboral para cuidar a los pequeños, que permanecieron hospitalizados para garantizar su correcto crecimiento. 

Fueron meses muy difíciles porque los bebés se vieron obligados a permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos "rodeados de tubos y electrodos y de monitores cardíacos y de respiración". Entonces los bebés tuvieron que alimentarse de la leche de otras madres antes de que Irene pudiera nutrirles con la suya.

En esa época experimentaron el método canguro, 'piel con piel', que facilita el crecimiento de los bebes prematuros al sentir el pleno contacto y la protección de sus padres, lo que obligó tanto a Irene como a Pablo a pasar horas y horas en el hospital viendo cómo sus hijos iban formándose y creciendo adecuadamente. Fue una experiencia de tres meses que marcó a la pareja, que ahora se ha decidido a dar una hermanita a los mellizos, que gozan de un excelente estado de salud. 

 

 

 

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario