España y el coronavirus: ¿nos merecemos este rebrote?

  • Sucesos
  • 18-10-2020 | 07:10
  • Escribe: Redacción

La ciudadanía española, cada vez menos responsable con la pandemia.


A mediados de agosto, España volvía a estar oficialmente sufriendo un rebrote de coronavirus, ya que durante todo el verano se registraron nuevos positivos, aunque en cantidades que parecían, en un primer momento, controlables.

Apenas dos meses después, el coronavirus vuelve a ser un riesgo para la sociedad, la economía y el sistema sanitario español, ya que este fin de semana, según los datos oficiales ofrecidos por el ministerio de Sanidad, españa registraba un aumento récord de contagios: 15.186 nuevos casos, la cifra más alta desde marzo.


Illa deja a España en estado de shock: ¿Cuándo acabará la pesadilla?

Esto, a su vez, ha provocado que los gobiernos regionales impongan nuevas medidas restrictivas a sus ciudadanos, que afectan gravemente, no sólo a la movilidad, sino también a la recuperación económica de esas zonas.


Todo ello, mientras el Gobierno de España no desarrolla una estrategia en común frente al virus, más allá del estado de alarma impuesto en Madrid, una decisión muy criticada por su matiz político, con más peso que la valoración sanitaria de la capital española.

Pero las medidas, regionales y estatales, no son lo único que falla: y es que la población española ha subestimado al virus, produciéndose cada vez más imprudencias que conllevan un elevado número de contagios y fallecimientos en el país.



Illa pierde la calma y estalla contra Vox para defender a Simón

Los ciudadanos, hartos del virus

Estas primeras semanas de octubre han demostrado que el estado de alarma ha comenzado a pasar factura a los españoles.

Cada vez más cansados de las restricciones, y reticentes a confiar nuevamente en el Gobierno, la ciudadanía española ha decidido 'subestimar' al virus de Wuhan; una decisión que se traduce, cada dia, en infracciones de las normativas contra el virus.

Sólo en Cataluña, la Generalitat ha tramitado más de 63.000 multas por incumplir las normas contra el coronavirus; en Santander, la Policía Nacional intervenía este sábado, de madrugada, en la celebración de una fiesta en un garaje, con más de 20 personas sin mascarilla bailando y bebiendo. Lo mismo ha sucedido en Granada, donde se han tramitado más de 130 llamadas y más de 50 denuncias por fiestas ilegales.

En León, más de 40 estudiantes fueron 'pillados' en una fiesta en la azotea de la universidad; fiestas que se han repetido en otras universidades, y que han llevado a algunas, como la Universidad de Salamanca, a expulsar a los estudiantes que no respeten las medidas contra el Covid-19.

Govern de pandereta: La Generalitat no sabe redactar el cierre de bares como Dios manda

Pero no son sólo los jóvenes los que han decidido abandonar las precauciones: el Ayuntamiento de Alicante ha sido condenado por no proteger a sus funcionarios, a los que ahora, por orden judicial, tendrá que proveer de EPI y otros medios materiales.

Pequeños gestos, fiestas o imprudencias que, sin embargo, se traducen en miles de nuevos casos de contagio, provocados, en su gran mayoría, por reuniones sociales en las que prima todo, menos la precaución y la responsabilidad ciudadana.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario