España extrema su seguridad ante un posible ataque de Irán

  • Política
  • 08-01-2020 | 05:01
  • Escribe: Pedro Riscal

Irán amenaza a Trump con trece objetivos y el Gobierno toma medidas para evitar nuevos atentados en España en lo que algunos ya llaman el inicio de la Tercera Guerra Mundial.


El fuego estratégico cruzado entre Estados Unidos e Irán ha puesto en sobreaviso a España para adoptar las medidas de seguridad necesarias ante un eventual ataque por sorpresa en su territorio, algo que ya se ha producido en el pasado con dolorosas secuelas en Madrid y Barcelona.

La condición de aliada militar de Estados Unidos sitúa a España en la diana de las amenazas lanzadas desde Irán e Irak contra Donald Trump como consecuencia del ataque estadounidense con drones que acabó con la muerte del general iraní Qasem Soleimani en el aeropuerto de Bagdad, lo que para muchos observadores puede dar pie al inicio de la Tercera Guerra Mundial.


Donald Trump revoluciona Oriente Medio

Donald Trump ha respondido a la indignación advirtiendo que tiene 52 objetivos localizados si a Teherán se le ocurre tomar alguna represalia contra los intereses de Estados Unidos y sus aliados. Y cuando se refiere a sus objetivos habla del patrimonio cultural e histórico iraní, lo que ha contribuido a encrespar todavía más los ánimos en el país islámico

“Atacar lugares culturales constituye un crimen de guerra”, le ha dicho a Trump el ministro de Exteriores iraní Mohamad Javad Zari. Pero el asunto se ha extendido a Irak. La primera medida del gobierno irakí ha sido invitar a las tropas norteamericanas (5.200 militares) establecidas en la zona a abandonar su territorio. El líder supremo iraní, Ali Jamenei ha dicho: “Los criminales que han manchado sus manos con la sangre del general Soleimani y de otros mártires en el ataque deben esperar una dura venganza”. Y se habla de una guerra que puede durar varias generaciones si los destacamentos estadounidenses no abandonan la zona de forma inmediata.


Venganza contra Estados Unidos

Por su parte, el presidente del país persa, Hasán Rohaní, ha garantizado que "Irán y otros países que buscan la libertad en la región vengarán" la muerte de Soleimani, considerado un héroe nacional.

Y se ha sabido que esa venganza contempla 13 escenarios diferentes con el objetivo de convertirse en una "pesadilla histórica para Estados Unidos". ¿Están en España alguno o algunos de esos objetivos? El gobierno español sigue el tema muy de cerca a través de sus servicios de inteligencia y mientras tanto adopta precauciones especiales ante la posibilidad de un ataque por sorpresa.



Esta madrugada Irán ha contribuido a la escalada del pánico en la zona lanzando un ataque con misiles balísticos sobre dos bases que albergan militares de Estados Unidos en Irak.

Los complejos militares de Al Asad, ubicada al oeste de Bagdad, y de Irbil, cerca a la frontera iraní, fueron impactadas por al menos 12 cohetes, según reportó el Pentágono.

La recomendación del Ministerio de Exteriores

El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación español recomienda no viajar a Irak y posponer, en la medida de lo posible, los viajes a Irán, tras la escalada de tensión en la zona, agudizada por la muerte del general iraní Qasem Soleimaini.

En el plano político, el Gobierno está analizando la situación con conversaciones con los países aliados, consciente de la gravedad del escenario. En Irak están desplegados unos 500 militares españoles en misión de entrenamiento de las fuerzas iraquíes como parte de la coalición internacional contra el terrorismo.

Alemania ya ha anunciado que suspende sus operaciones de entrenamiento en Irak, pero el Gobierno español no ha tomado aún ninguna decisión. Los efectivos españoles se encuentran repartidos entre Bagdad --en un complejo junto al aeropuerto--, Taji (al norte de la capital) y Besmayah (45 kilómetros al sureste, donde se encuentra la mayoría).

El Ministerio de Defensa ha informado de que las tropas desplegadas en Irak y Líbano están tranquilas y "con la moral alta". Los contingentes en la zona están siempre "muy atentos y preparados" y la propia ministra en funciones, Margarita Robles, habló con ellos tras la muerte de Suleimani.

En cuanto a las recomendaciones de viaje de Exteriores, en el caso de Irak éstas eran ya muy restrictivas desaconsejaban cualquier viaje con motivo turístico. No obstante, tras el ataque, el Ministerio recomienda directamente no viajar al país.

Respecto a Irán, el texto, revisado este viernes, dice que "ante la situación de tensión en la región, se recomienda posponer, en la medida de lo posible, cualquier viaje a Irán".

Además, ante posibles situaciones de riesgo, aconseja a los españoles que ya se encuentren en la región que eviten, en todo caso, participar en posibles manifestaciones, "que se abstengan de permanecer en lugares concurridos y que eviten al máximo salidas innecesarias de sus domicilios u hoteles".

España retira de Irak a una decena de militares de la misión de la OTAN pero mantiene el grueso del contingente

Por otra parte, un total de 10 militares españoles que forman parte de la misión de la OTAN en Irak salieron de Bagdad, durante la evacuación parcial por parte de la Alianza de la Base Union III, su cuartel general el centro de la ciudad.

Según han informado fuentes de Defensa, estos 10 militares están camino de Kuwait y en la ciudad de Bagdad solo quedan tres militares españoles de los 13 que se encontraban allí. Sin embargo, el grueso del contingente español en el país --casi 550 militares, en su mayoría en Besmayah-- se mantiene sin cambios.

La retirada de los efectivos aliados se debe al aumento de la tensión en el país después de la muerte del general iraní Qassem Suleimani en un ataque estadounidense en el aeropuerto de Bagdad el 2 de enero. La OTAN anunció dos días después que suspendía temporalmente sus labores de entrenamiento del Ejército y las fuerzas de seguridad iraquíes.

No obstante, la participación en la misión de la OTAN es solo una parte pequeña de la labor del contingente español en Irak, que asciende a casi 550 personas. El grueso de los militares españoles forman parte de la coalición internacional contra el terrorismo yihadista y la mayor parte de ellos se encuentran en Besmayah, al sureste de Bagdad.

Según Defensa, esta misión se mantiene sin cambios y cualquier decisión que se tome será bajo el paraguas de de OTAN o de la propia coalición, como ha sido el caso de la retirada de la ciudad de Bagdad.

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, habló ayer con los militares españoles destinados en Besmayah y, según le han transmitido, la situación es de total normalidad.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario