Escándalo: Kiko Rivera engañó durante un año y medio a Irene Rosales y no fue con una mujer

  • Famosos
  • 06-11-2021 | 09:11
  • Escribe: Eva Martín

Kiko Rivera hizo creer a su mujer que estaban legalmente casados sin estarlo: durante un año y medio le tomó el pelo y durante otro tanto intentó tapar su farsa




Kiko Rivera e Irene Rosales contrajeron matrimonio el 7 de octubre de 2016, en un día que fue un cuento de hadas para la esposa del DJ y nuera de Isabel Pantoja. La pareja selló su amor dos años después de haber oficializado su relación, en mayo de 2014. Sin embargo, la boda fue solo un paripé, el inicio de una farsa por parte de Kiko Rivera que ha terminado saliendo a la luz.

El engaño de Kiko a su mujer durante tres años le deja como un miserable capaz de hacer cualquier cosa por dinero. Para que luego ponga verde a su madre. Son tal para cuál.



Kiko Rivera entra en Secret Story y protagoniza un emotivo momento con Jorge Javier

Gustavo González y Pablo González han sido los encargados de sacar al descubierto una brutal información que deja en pésimo lugar a Kiko Rivera. Lo han hecho en el diario La Razón, con la publicación de un artículo que narra cómo el DJ fue capaz de hacer creer a su mujer que estaban casados durante un año y medio, siendo mentira, y ocultó por ese mismo tiempo su mentira. Los papeles nunca llegaron al lugar donde debían estar, hasta que Kiko no tuvo más remedio porque Irene le pilló.



La boda de Irene Rosales con Kiko Rivera no fue más que una farsa. Kiko hizo firmar a su mujer un documento que no tenía validez legal. Lo hizo solo con el objetivo de hacer callar a Irene, que quería casarse con él a toda costa y cuanto antes. Y también por rentabilizar económicamente el enlace: televisión, portadas de revistas y una exclusiva muy lucrativa tanto para él como para Isabel Pantoja, que cobró aparte por su presencia en las fotos de la boda.

El engaño no fue descubierto hasta tres años después. La primera sospecha llegó al año y medio, cuando nació la primogénita de la pareja, Carlota, el 30 de enero de 2018. Ambos tuvieron que acudir de manera conjunta a inscribir a la niña (al no estar legalmente casados tenían que ir los dos), y ahí fue cuando la joven descubrió que no estaban legalmente casados. Pensó al principio que no era más que un error burocrático, pero indagó hasta descubrir el pastel.



Kiko Rivera no se fiaba de Irene Rosales

Irene Rosales insistió mucho en casarse, y Kiko Rivera nunca terminó de estar dentro de la relación porque no se fiaba al cien por cien de las intenciones de su pareja. Aunque con el paso de los años ha demostrado una lealtad inquebrantable hacia su marido, Irene siempre ha vivido con la duda de la familia de este. Su suegra, Isabel Pantoja, siempre creyó que iba con su hijo por el interés. Y esa teoría se la metió también en la cabeza a Kiko, que ha dejado reflejado con su comportamiento que está hecho a imagen y semejanza de su madre.

La monumental bronca de Anabel Pantoja a Jorge Javier con Belén Rodríguez de testigo



La mujer de Kiko Rivera decidió callar, a pesar de la traición, y su matrimonio atravesó una grave crisis que, sin embargo, quedó solventada con el paso del tiempo. No fue hasta el pasado año 2020 cuando Kiko e Irene se casaron de verdad, el 24 de abril en el juzgado de Paz de Castilleja de la Cuesta. La pareja escogió a dos testigos discretos para que la noticia no trascendiese, un par de amigos íntimos de él y de ella respectivamente, pero finalmente ha terminado saliendo todo a la luz.

Una gran vergüenza para Irene Rosales, ya que refleja lo mucho que ha tenido que tragar para mantener su matrimonio y que sus hijas crezcan en una familia unida. Pero sobre todo, es a Kiko Rivera al que se le debería caer la cara de vergüenza tras conocerse lo sucedido. No tiene perdón, y es increíble que su mujer haya sido capaz de dejar en el olvido este suceso...

Facebook Twitter

Deja tu Comentario