Escándalo en la Copa de África: un árbitro pita el final en el 85 y acaba en el hospital

  • Deportes
  • 13-01-2022 | 07:01
  • Escribe: Manuel Simón
El colegiado del Túnez – Mali sufrió una insolación y perdió la concentración, lo que le hizo señalar el final antes de tiempo


Esta edición de la Copa de África pasará al recuerdo como una de las más polémica, y eso que el torneo solo acaba de empezar. Los aficionados siguen sin poder explicarse lo que pasó durante el partido entre Túnez y Mali del pasado miércoles. 

El árbitro del encuentro, Janny Sikazwe, señaló el final en el minuto 85 ante la sorpresa de todos los presentes. Mali ganaba en esos momentos 0-1 y los tunecinos se echaron encima del colegiado sin poder creerse lo que estaba pasando. Al darse cuenta de su error, Sikazwe decidió reanudar el encuentro, pero solo dejó jugar cuatro minutos y volvió a pitar el final en el minuto 89. Un esperpento que tuvo su último punto cuando, tras un rato de discusión con la Federación Africana, se propuso reanudar el partido, pero el árbitro no estaba por ninguna parte.



Insolación

En las imágenes se puede ver que Sikazwe y sus asistentes no eran conscientes de la situación y no entendieron en un primer momento las quejas de los jugadores de Túnez. Hasta que el cuarto árbitro, en voz baja, le comentó a Sikazwe que había pitado antes de tiempo. Tras la reanudación y la posterior señalación del final, otra vez de manera prematura, el colegiado tuvo que ser escoltado para abandonar el campo, y ya no se le volvió a ver en el estadio.

Al no encontrar al colegiado principal, la federación ordenó al cuarto árbitro que asumiera el cargo, pero esa decisión terminó de encender los ánimos, ya de por sí muy caldeados, de los jugadores tunecinos. Después de semejante ridículo, la selección de Túnez se negó a saltar de nuevo al campo, con un árbitro suplente, y unas condiciones que no se ajustaban a lo que pretende ser un torneo de élite.



El escándalo se hizo viral en unos segundos y tuvo eco en diarios de todo el mundo. La Federación Africana, asediada por las críticas en las últimas horas, ha tenido que salir a explicar el incidente. La causa de los fallos de Sikazwe fue una insolación, que desconcentró al colegiado y le obligó a marcharse a un hospital directamente desde el estadio.

Essam Abdel-Fatah, el jefe de los árbitros de la Copa de África, ha desvelado el problema que sufrió Sikazwe, de 42 años, y al que achaca su pérdida de concentración. En el momento del partido, el termómetro del estadio marcaba 35 grados, y había un 65% de humedad, lo que podría explicar el golpe de calor. Pero no explica porque, sintiéndose de esta manera, el árbitro no pidiera el cambio (algo totalmente legal y normal) y prefiriese terminar con el partido cuanto antes.



No es el primer caso

Este escándalo deja salpicada a la Federación y a la Copa de África, pero no es la primera vez que se ve un ridículo semejante en un campo. En España tenemos el recuerdo muy fresco de lo que sucedió la temporada pasada en el Sevilla – Granada. De Burgos Bengoetxea señaló el final del partido cuando aún faltaba un minuto para que se cumpliera el tiempo añadido. Después de discutir con Lopetegui, Monchi y compañía, mando reanudar el encuentro para disputar el último minuto pendiente.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario