-->

ERC tiene que elegir entre España y Cataluña

  • Cataluña
  • 23-11-2019 | 08:11
  • Escribe: Pedro Riscal

ERC sabe que los pactos "autonómicos" con España pueden pasarle factura entre el electorado independentista, que es el suyo.


Esquerra Republicana de Cataluña afronta un momento histórico en su ya casi centenaria historia. Tiene que elegir entre Cataluña y España.

De la misma manera que PP y PSOE conocen muy bien desde su experiencia en el gobierno central el coste electoral que supone en España asumir concesiones a los partidos independentistas, ERC se ve obligada a tomar partido después de manejarse en un escenario ambiguo. O está con la España autonomista y con la Monarquía (a pesar de su apellido) o está con la Cataluña independiente, la que le ha convertido en el partido más votado en su tierra hasta el punto de situarla como quinta fuerza política en el parlamento español por delante de Ciudadanos. Y los que mandan en ERC, incluído Junqueras, no lo tienen nada claro. Por eso dejan la decisión en manos de las bases.


El dilema de ERC en la investidura de Sánchez

El exportavoz de CiU en el Congreso y exconsejero de la Generalitat, Antoni Duran i Lleida lo ha sintetizado con mucha claridad cuestionando que "todo el mundo" dé "por hecho que la abstención de ERC facilitará el Gobierno de Pedro Sánchez". Y es que, a su juicio, este posicionamiento "no es fácil" para un partido "que quiere ganar las elecciones" en Cataluña. "Sabe que una abstención a la investidura de Sánchez o está muy bien agarrada y motivada o será muy criticada por los otros independentistas", ha asegurado a este respecto.

Y es que, en opinión del exlíder de Unió Democrática, sería "un error pactar simplemente la solución con media España, con quien gobierna y dejar aislada a la oposición, eso no tiene duración". "Nos paso en el Estatuto --catalán-- de 2006, nos equivocamos pactándolo solo con el PSOE", ha admitido, aunque recordando también que el PP "no quiso" apoyarlo.


Y ERC afronta su futuro consultando este lunes a sus bases: ¿Nos implicamos con España o nos limitamos a nuestra lucha por la independencia, en plan frontón, renunciando a ser decisivos en el Estado? 

JxCat amenaza con llevarse el voto independentista de ERC

Está en juego el voto independentista. Aún no es mayoritario, pero sigue siendo muy amplio. Y JxCat juega a aguantar el tipo y hacerle frente a España sin bajar del burro de la 'independencia sí o sí' como única salida para recuperar su posición preponderante perdida entre los votantes catalanes partidarios de romper con España.



Contrariamente a lo que sucedía en el pasado, cuando ERC viajaba al Congreso español de la mano de Convèrgencia i Unió interpretando el papel secundario del radicalismo independentista frente a la moderación convergente que estaba de moda, ahora han cambiado las tornas. ERC está más implicado que JxCat en la política española, más predispuesto a pactos, más rodado en el arte de la esgrima política y mejor colocado por los votos de las últimas elecciones para ejercer un papel decisivo en la política española. 

Lo que hay que saber ahora es hasta qué punto a ERC le interesa influir en la política española, con un Sí o una abstención a la investidura de Pedro Sánchez, si a cambio ni va a obtener la independencia ni van a salir a la calle los presos.

JxCat intenta adelantar a ERC por la derecha

ERC se ha dejado adelantar por la derecha a JxCat en el anhelo independentista. De hecho, el partido e Puigdemont está ahora mismo más cerca de la CUP que de Pedro Sánchez, algo que no parece ocurrir con ERC. Puigdemont juega sus cartas desde Waterloo y ERC medita sobre el precio que deberá pagar si tontea con Sánchez y se debate entre el autonomismo que reclaman la mayoría de catalanes y el independentismo de la minoría.

El hecho de que Junqueras y otros miembros del partido permanezcan en la cárcel como consecuencia de la sentencia del Procés impide a ERC apelar a sus principios históricos y aferrarse a la independencia como idea irrenunciable. Ahora no se trata de renunciar a ese sueño sino de estar dispuestos a esperar más tiempo del que algunos desearían para que la situación madure más de lo que está ahora y el independentismo aprenda a reunir los apoyos mayoritarios que no tiene ahora. 

Eso lo entienden muchos, los que buscan una solución basada en la concordia. Pero no otros muchos, que no le perdonarían a ERC rendiciones ante España y concesiones a Pedro Sánchez a cambio de algo que no será ni la salida de los políticos de la cárcel ni luz verde para montar otro referéndum como Dios manda. Y por ahí ataca JxCat, que ha perdido su condición de partido mayoritario del catalanismo y que ansía recuperar su estatus perdido de liderazgo abanderando la opción de "A España ni agua".

La posición no es fácil para ERC, que tiene que elegir entre tomar decisiones que ponen en riesgo su posición privilegiada entre el electorado catalán o que se la tome en serio en el ruedo político español. Por eso el lunes preguntará a sus bases si avala o no la investidura de Pedro Sánchez sin un acuerdo previo para crear una mesa de negociación como la voluntad de la partido de "alinear" el sentir de la militancia y la dirección.

 

 

 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario