ERC se resquebraja ante la mesa de diálogo, y el PSOE cierra filas entorno a la Constitución

  • Cataluña
  • 30-08-2021 | 11:08
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

El president de la Generalitat reconoce ahora que será muy difícil conseguir sus objetivos en su negociación con el Gobierno de Pedro Sánchez.




El reinicio de la política, tras el parón de las vacaciones de verano, no sólo se ha centrado en la crisis internacional en Afganistán, provocada por el alzamiento de los talibanes, sino también, en España, con el inicio de la cuenta atrás para el encuentro entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña en la mesa de diálogo, con el objetivo de poner fin a la crisis política independentista en Cataluña.

Una reunión en la que Oriol Junqueras apena confía, considerando este encuentro como un mero 'punto de partida' para conseguir que la comunidad internacional apoye un nuevo referéndum en Cataluña.



"Somos conscientes de que será difícil porque el Estado español no tiene ningún interés en reconocer nuestra independencia" aseguraba en una entrevista el republicano "Nos la tenemos que ganar con un referéndum, la participación de la gente y un proceso que tenga reconocimiento de la comunidad internacional" insistía.

Palabras que mostraban, no sólo la intención del republicanismo de Junqueras de volver a desafiar al Estado español, sino una nueva ruptura dentro de las filas secesionistas; y es que Pere Aragonès, en una entrevista en TV3, se mostraba mucho más positivo respecto a la mesa de negociación que protagonizará este septiembre.



Abogado indepe modifica su matrícula a la catalan y 'denuncia' que la Policía le paró

Así pues, a pesar de ser contar con el rechazo inicial del Ejecutivo de Sánchez, Aragonès confía en encontrar puntos en común: "Veremos en las sucesivas reuniones cuál es la posición de las partes. A partir de ahí hay que ir al detalle y ver dónde podemos encontrar puntos de encuentro" ha asegurado el president.



Tanto es así, que Aragonès no ha dudado en confirmar que espera la independencia de Cataluña antes de 2030: "Cuento con que antes de 2030 hayamos llegado a un acuerdo para la resolución del conflicto político y que Cataluña haya votado".

El PSOE se escuda en la Constitución como 'línea roja'

Sin embargo, ni las palabras de Pere Aragonès ni las de Oriol Junqueras parecen haber hecho mella en el Gobierno de España, centrado ahora en la crisis afgana, que no parece dispuesto a aceptar las premisas independentistas en la mesa de diálogo.



Así pues, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha descartado este lunes la posibilidad de que la comunidad internacional apoye el proyecto planteado por Junqueras.

El independentismo no se aclara con el catalán: libertad lingüística a la carta 

"Ni me lo planteo" ha asegurado el ministro socialista a Europa Press. Del mismo modo, ha querido descatar que en la mesa de diálogo se espera resolver los problemas" con Cataluña en una "muestra de colaboración" entre ambos gobiernos, pero sin que se plantee en momento alguno sobrepasar los límites marcados por la Constitución. 

"Yo nunca lo he dudado, ni el Presidente del Gobierno lo ha dudado en ningún momento. Me parece normal que se diga que todo el diálogo tendrá un reflejo dentro del conjunto, evidentemente, de nuestro sistema constitucional" ha destacado el ministro, que ha defendido que la posición del Ejecutivo siempre será la de dialogar con el independentismo "siempre en parámetros constitucionales".

Facebook Twitter

Deja tu Comentario