Endesa, EDP y Repsol se posicionan a favor de las centrales contaminantes de carbón

  • Dinero
  • 26-11-2021 | 10:11
  • Escribe: Redacción
Se trata de compañías que se enfrentan al mayor gestor de fondos del mundo, BlackRock, partidario de la lucha contra el cambio climático


Días negros para España. Tanto Endesa como Repsol se han posicionado a favor de las centrales de carbón, uno de los principales emisores de CO2 y un movimiento opuesto a la transición energética, que necesita España.

Endesa ha reanudado este lunes su actividad de la central térmica en la localidad coruñesa de As Pontes aprovechando el auge de precios de la electricidad y la previsión de la llegada de olas de frío que provocarán un aumento del consumo energético. La planta, en proceso de cierre desde finales del año 2019, ha vuelto a estar operativa y cuenta con casi 200.000 toneladas de carbón.



A esta corriente contaminante se suma EDP, que ha decidido reabrir la central de Los Barrios, en la Bahía de Algeciras (Cádiz).

Por su parte, el economista jefe y director de estudios de Repsol, Pedro Antonio Merino García, se reunió hace unos días con el líder del PP, Pablo Casado, para cargar la culpa de los precios de electricidad a los derechos de emisión del CO2 . Además, insistió en que si hay problemas con gas en muchas instalaciones se podría sustituir gas por fuel-oil o diésel o incluso aseveró que se ha hecho mal en cerrar el carbón.



Estos movimientos se producen en nuestro país, mientras que las gestoras de fondos y los principales inversores internacionales solicitan un mayor compromiso con el cambio climático y la transición energética.

El mejor ejemplo es Larry Fink, presidente de la mayor gestora de fondos del mundo, BlackRock, con más de 7 billones de euros bajo gestión. Fink ya avisó hace meses que castigaría a las compañías que no luchen contra el cambio climático: "Votaremos en contra del equipo directivo cuando no progresen en la divulgación de información sobre sostenibilidad".



BlackRock asegura que los inversores tienen cada vez más en cuenta las políticas medioambientales de las empresas "y son conscientes de que el factor climático constituye un riesgo de inversión", lo que les lleva a una "profunda revisión" de los peligros y de los activos.

El jefe de BlackRock incluso ha pedido a los Gobiernos de todo el mundo y a las empresas que trabajen codo con codo para lograr una transición energética justa y equitativa hacia fuentes de generación de electricidad menos contaminantes, teniendo en mente los objetivos de la Cumbre de París.



Sin embargo, a Endesa y Repsol parece no preocuparles esto. De hecho, Endesa triplica la intensidad de emisiones de algunas de sus homólogas del sector, este año con más de 180 gramos por kWh y se han fijado estar por debajo de los 95 gramos en 2030, cuando muchas de su sector serán neutras en carbono para ese momento.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario