¿En qué consiste la Segunda Enmienda que permite tener armas en Estados Unidos?

  • Enciclopedia
  • 26-05-2022 | 06:05
  • Escribe: Enrique Sanz
Esta parte de la Constitución del país americano siempre es objeto de discusión en el ámbito internacional


La forma en la que se crearon los Estados Unidos es únca e irrerepetible. Como consecuencia de ese turbulento proceso de nacimiento, la Carta Magna y la Declaración de Independencia son los dos documentos esenciales en la vida política y pública del país, que se rige por normas similares a las de los países europeos.

Sin embargo, existen varias diferencias que en tierras del Viejo Continente son todavía complicadas de entender, como la Segunda Enmienda que tantos problemas y debates despierta tanto dentro como fuera de Estados Unidos. La comúnmente conocida como Enmienda del derecho a portar armas se remonta a la mísma época de creación de los Estados Unidos, cuando aquel país todavía miraba hacia las costas del Atlántico y no se había atrevido a iniciar la conquista del Oeste.



La Segunda Enmienda, efectivamente, permite a los ciudadanos de Estados Unidos portar armas, pero con un objetivo realmente diferente al que alegan cientos de ciudadanos del país norteamericano. En origen, este permiso tan especial comprometía a quienes tuvieran armas de fuego a formar parte de las milicias, unas unidades compuestas por ciudadanos de a pie pero armadas con el objetivo de defender sus hogares y las incipientes ciudades que habían nacido al calor de las Trece Colonias británicas.

Tal y como reza el texto de la propia Enmienda: "Siendo necesaria la creación de una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas". Este axioma ha sido realmente discutido durante los últimos años, en los que Estados Unidos ha vivido un alarmante incremento de masacres por armas de fuego en espacios públicos como cines, colegios, centros comerciales o lugares de culto religioso. 



La protección supranormativa y la popularidad entre los ciudadanos de la que goza la Segunda Enmienda impide que cualquier legislador pueda poner trabas a la adquisición de armas de fuego en el país norteamericano, por lo que la posibilidad de detectar y eliminar estos incidentes es prácticamente nula, especialmente si se facilita la venta de estos peligrosos artilugios en los lugares más impensados, como supermercados o centros comerciales.

Esta libre adquisición de armamento de fuego ha provocado incontables tiroteos en lugares públicos, donde población civil inocente ha perdido la vida de forma injusta. Estas masacres se han podido evitar mediante la , un cambio que no parece que vaya a llegar en un futuro muy cercano.implantación de medidas regularizadoras de la adquisición de armas



La facilidad para la adquisión de armas de fuego y la ausencia de control sobre la compra de estas máquinas de matar prolonga el estado de terror en el que viven gran parte de los padres de Estados Unidos, temerosos de que su hijo no vuelva jamás de la escuela y sea uno de las desafortunadas víctimas en el próximo tiroteo escolar.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario