En Gibraltar las van a pasar canutas con el Brexit

  • Política
  • 14-09-2019 | 09:09
  • Escribe: Redacción

Pedro Sánchez menciona que España puede "vetar cualquier acuerdo europeo relativo al Peñón" e insiste en que el Gobierno ha trabajado para cubrir cualquier escenario posible




El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha subrayado este miércoles que no se puede volver negociar el acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea y "no cabe hacer más concesiones", al tiempo que ha puesto en valor la unidad de acción de la UE para hacer frente a este proceso.

El Gobierno británico considera que Gibraltar está infravalorando las consecuencias de un Brexit por las bravas el 31 de octubre. 



Un divorcio sin acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido podría generar colas de más de cuatro horas en la frontera gibraltareña con España, interrupciones en el suministro de alimentos y un impacto negativo en la economía del Peñón, según un documento secreto que el Parlamento ha obligado a publicar al Ejecutivo de Boris Johnson.

En su comparecencia en el Congreso para explicar los últimos consejos europeos, Sánchez ha lamentado el "bloqueo político completo" y la crisis constitucional que, en su opinión, viven ya los británicos y ha criticado que el Gobierno de Boris Johnson pretenda ahora no respetar el acuerdo de salida alcanzado.



"No cabe renegociar lo que ya ha sido acordado"

El informe 'Operación Yellowhammer', en el que se plantean al primer ministro los posibles escenarios ante un Brexit sin acuerdo, pinta un escenario catastrófico en general para el Reino Unido en el que Gibraltar —que en 2016 votó masivamente por permanecer en la UE— no sale muy bien parada.

Pero Sánchez ha insistido en que "no cabe renegociar lo que ya ha sido acordado" y en cualquier caso ha reiterado que España está preparada ante la posibilidad, cada vez mayor, de que haya un "brexit" duro.



"La imposición de controles en la frontera con España creará interrupciones de mercancías (incluyendo comida), medicinas, envíos de residuos y retrasos de más de cuatro horas para los trabajadores fronterizos, residentes y turistas que vayan a cruzar la frontera en los próximos meses", señala el documento de seis páginas fechado el 2 de agosto, 10 días después de que Boris Johnson asumiera el poder. 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario