¡En fuera de juego total! La Generalitat no tiene ni voz ni voto en la fusión de CaixaBank y Bankia

  • Política
  • 08-09-2020 | 20:09
  • Escribe: Pedro Riscal

El independentismo asiste impotente a la fusión de CaixaBank y Bankia como mera espectador, porque en esta historia Cataluña no pinta nada


El Govern de Torra está absolutamente al margen de los movimientos que en los últimos días se están produciendo en dirección a la fusión de CaixaBank con Bankia. Los independentistas catalanes quieren influir en el tema, pero nadie se acuerda de ellos. Son los mismos que echaron a La Caixa de Cataluña y la siguen considerando como si fuera suya.

La Generalitat no pinta nada en la fusión

Hoy mismo la portavoz del Govern de Torra, Meritxell Budó, ha afirmado despechada en rueda de prensa que "no me consta ningún comunicado oficial", cuando le han preguntado por su opinión sobre la fusión inminente de CaixaBank y Bankia. No le ha llegado ningún comunicado porque la Generalitat en esta historia ya no pinta nada.


Torra quiere recuperar La Caixa: “¡Tiene que volver!"

Pero si ha dejado claro la portavoz que el tema escuece en el Govern, que entiende que los dos bancos han obrado a sus espaldas, como si un banco valenciano y otro madrileño tuvieran alguna obligación respecto al Govern de la autonomía catalana. Aún así, Budó ha advertido la intención del Govern de "encargar un estudio a los servicios jurídicos del Departamento de Economía para si es posible pedir un informe a la Unión Europea sobre los riesgos de concentración bancaria" con la secreta esperanza de abortar una fusión que no gusta nada en los sectores independentistas.


Obligaron a La Caixa a elegir entre Cataluña y España

Ahora se dan cuenta de la torpeza que cometieron cuando hace tres años pusieron al empresariado catalán entre la espada y la pared en la disyuntiva de elegir entre Cataluña y España. Y La Caixa, una entidad genuinamente catalana, optó por huir de los delirios de los gobernantes independentistas para refugiarse en España y su mercado. Y ahora lloran su error. Pero el mal ya está hecho.

Les gustaría poder opinar sobre la fusión que se avecina, pero ya no son nadie. Ellos echaron a La Caixa de Cataluña y ahora no tienen jurisdicción sobre ella. Ni sobre ella ni sobre los movimientos financieros de alto nivel, dado que el otro gran gigante bancario catalán, el Banco de Sabadell, también optó por la huída. Ha sido la contribución del procés al empobrecimiento de Cataluña.



El dinero de La Caixa financiará el nuevo Bernabéu

CaixaBank es el mayor receptor de los ahorros de la ciudadanía catalana, pero la Generalitat está al margen porque esta entidad financiera está fuera de su jurisdicción.

La Caixa sólo tiene de catalana su origen

Joan Canadell, el polémico y radical presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, ha dibujado la situación con meridiana claridad:  "con esta operación CaixaBank se alejaría aún más de Cataluña y de sus raíces y a nosotros, como entidad fundadora, nos preocupa este alejamiento y, por tanto, proponemos que si se hace esta fusión se devuelva la sede a Barcelona, de donde nunca debería haberse ido. Los órganos de decisión deberían mantenerse lo más cerca del origen de la entidad y la fusión debería servir para reforzar el arraigo de CaixaBank en Cataluña, así como para acercarse más a la sociedad catalana, sobre todo a la pequeña y mediana empresa".

ERC llama al boicot contra CaixaBank y Banco Sabadell

No les queda ya más remedio que apelar al origen y asistir con rabia contenida al desenlace de la situación como de un tema que no les atañe. Y sólo al radicalismo independentista hay que culpar de que La Caixa sólo tenga de catalana su origen.

Aún así, van a insistir en reclamar el regreso de CaixaBank a Cataluña sin ofrecer a cambio las garantías de estabilidad que forzaron su salida para reubicarse en Valencia. El vicepresidente Pere Aragonés ha indicado que  "sería bueno que la sede de CaixaBank volviese a Cataluña" para conservar "la vinculación con el tejido económico y social del país" de CaixaBank. Bonitas palabras. Piden mucho, pero no dan nada a cambio. No ofrecen la paz social imprescindible y, en cambio, insisten en que lo volverán a hacer.

La Caixa se madrileñiza

Para más inri, todo apunta a que el presidente del nuevo banco resultante de la fusión será el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigoizarri, que geográficamente está instalado en Madrid, mientras que el Gobierno de Madrid se asegura para el Estado un 14% de la nueva sociedad, lo que le permitirá bloquear situaciones que no sean de su agrado. La Caixa se madrileñiza y eso provoca urticaria.

El negocio del procés: CaixaBank se ha forrado huyendo a España

El discurso de la unilateralidad sigue vigente en los políticos independentistas catalanes, dependdientes en esceso de los desvaríos de Puigdemont, que no entienden que es perder el tiempo reclamar el retorno de las empresas fugadas mientras mantengan la espada de damocles de una decisión que no gusta en el ámbito empresarial. Y es que los bancos no están para tonterías ni para sufrir los juegecitos de cuatro iluminados empeñados en arrastrar a toda Cataluña al abismo.

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario