El Tribunal de Cuentas añadirá el coste de las embajadas a la factura de 4,1 millones impuesta a los golpistas

  • Cataluña
  • 29-01-2020 | 08:01
  • Escribe: Guillermo Vives

La noticia borrará la sonrisa irónica y burlona de los golpistas que han comparecido esta mañana en el Parlament para declarar ante la Comisión del 155.




La factura económica que deberán pagar los políticos golpistas condenadas por su intentona de proclamar la República en Cataluña en octubre de 2017 ascenderá a más de los 4,1 millones previstos inicialmente. Ahora se ha sabido que los políticos condenados por sus fechorías deberán hacerse cargo también del coste de las embajadas catalanas repartidas por el mundo que hasta ahora han sido pagadas con el dinero de los ciudadanos.

La fianza de cuatro millones de euros que previsiblemente el Tribunal de Cuentas fijará en las próximas horas al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y a los miembros del su gobierno por el desvío de fondos públicos para organizar el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 aumentará en los "próximos meses" al sumar el coste de las denominadas 'embajadas' catalanas entre los años 2011 y 2017.



El dato llega a través de informaciones de los abogados de Sociedad Civil Catalana y Abogados Catalanes por la Constitución a los medios de comunicación una vez ha concluido el trámite de alegaciones que han realizado las defensas y acusaciones tras conocer el acta de liquidación provisional en relación a los gastos del 1-O. La instructora del Tribunal de Cuentas ha cuantificado el uso de dinero público para este fin en 4.146.000 euros.

Los abogados de las sociedades denunciantes han adelantado que en el desglose de casi todas las partidas "responden todos los miembros del Govern, incluido el señor Puigdemont" y no sólo los cuatro condenados por el Tribunal Supremo por el delito de malversación en la causa del proces independentista de Cataluña.



El letrado de Abogados Catalanes por la Constitución, Manuel Zunón, ha afirmado que "en pocos meses" citará de nuevo a todas las partes para realizar un acta de liquidación complementaria, en la que se incluiría el coste de la acción exterior realizada por las 'embajadas' catalanas.

El Tribunal de Cuentas detectó gastos no justificados, subvenciones 'a dedo' y contratos fraccionados para eludir controles. El fiscalizador concluyó que buena parte de esos fondos públicos se usaron para promocionar en el extranjero el desafío independentista, incumpliendo la legalidad e invadiendo competencias del Estado.



"Evitar el uso de dinero público en hacer estructuras de Estado"

La institución fiscalizadora admite que es imposible saber la finalidad y justificación de todo el presupuesto (416 millones en acción exterior entre 2011 y 2017), ya que las llamadas 'embajadas' gozaban de autonomía financiera y carecían de control, y todo ello derivó en actuaciones al margen de su marco competencial y fuera de su ámbito geográfico, incumpliendo por tanto sus funciones.

De hecho, aseguró no disponer de documentación justificativa de gastos de las 'embajadas' por un importe de 302.794 euros, sobre todo del Reino Unido, Estados Unidos, Austria, Croacia y Polonia, y detectó pagos de 171.613 euros que resultan injustificados (gastos privados, pagos a personas ajenas a las delegaciones, etc).



Además, para el abogado de Sociedad Civil Catalana, Manuel Miró, lo importante es que el Tribunal de Cuentas está realizando una labor "para evitar el uso de dinero público en hacer estructuras de Estado", así como en "actuaciones ilegales en las que la Generalitat no tiene competencia".

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario