El terrible testimonio de Miguel Hurtado, víctima de los curas pederastas de la Abadía de Montserrat

  • Sucesos
  • 12-04-2021 | 09:04
  • Escribe: Celeste De Sebastián




Habiendo superado sus malas experiencias, ahora Hurtado ha lanzado una recogida de firmas para evitar la indefensión de los menores ante estas terribles situaciones.

"Me llamo Miguel Hurtado, tengo 33 años  [...] Me pasó cuando tenía 16 años: fui víctima de abusos sexuales". Así comienza a narrar Miguel Hurtado, un joven médico residente en Londres, cómo fue su experiencia como víctima de abusos sexuales en la Abadia de Montserrat.

"Yo venía de una familia católica. Acudí a grupos de jóvenes católicos y cuando tenía 15 o 16 años, un sacerdote, que llevaba el grupo de jóvenes, comenzó a prestarme mayor atención. En mi mente la idea de un sacerdote abusando de niños no entraba y reaccioné como lo hacen muchas víctimas, pensando que la culpa era mía por no haberlo parado" lamenta.



Un vídeo en el que, ante todo, lamenta no haber denunciado a su agresor "porque el entorno no acompañaba y años después, cuando estaba con fortaleza emocional, el delito ya había prescrito".

Lamenta, en el texto que acompaña al vídeo en 'change.org', que su agresor falleció hace dos años "sin pasar un día en prisión", por aquellos delitos que él si carga en su día a día, "cumpliendo una condena por un crimen" que no cometió.



Recogida de firmas para evitar la indefensión de los menores

Asegura Hurtado que, además del enfado y la frustración que le produjo no llevar ante la Justicia a su agresor, se encuentra "preocupado" ante la indefensión que, aún a día de hoy, sufren los jóvenes españoles ante este tipo de delitos.

Y es que, tal y como asegura el vídeo de la 'confesión' de Hurtado, 4 de cada 10 denuncias por abuso sexual son de menores de edad, una cantidad muy superior a la que se espera, sin que estos menores reciban suficiente apoyo estatal para superar esta traumática experiencia.



Además, critica que en España, estos delitos prescriben en un periodo de entre 3 y 15 años, sucediendo que, en casos como el de su agresor, los culpables queden libres de cualquier pena, a pesar de la atrocidad de sus actos.

Es por ello por lo que Hurtado no sólo se ha atrevido a contar su historia, sino también ha organizar una recogida de firmas a través de 'Change.org' para que los culpables de estos delitos no queden libres, bajo el titular: "No habrá paz para los malvados. Para que los delitos sexuales contra menores no prescriban".



Facebook Twitter

Deja tu Comentario