El sábado negro de los chalecos amarillos terminó como el rosario de la aurora

El sábado negro de los chalecos amarillos terminó como el rosario de la aurora

10/12/2018

| Jesús Malagón

Facebook
Twitter

Esta nueva jornada de protestas se salda con más de 1.400 detenidos y 130 heridos; un total de 125.000 personas se han manifestado por todo el territorio francés

Ya son prácticamente 1.400 los detenidos durante la nueva jornada de movilizaciones de los 'chalecos amarillos' en todo el territorio francés, donde al menos 125.000 integrantes de este movimiento se han manifestados.

Una portavoz de la prefectura ha puntualizado que ha habido 130 heridos durante los altercados entre manifestantes y Policía. Los detenidos, según las mismas fuentes, han sido capturados por ser susceptibles de protagonizar actos de violencia o por estar en posesión de objetos que pueden utilizarse para el mismo fin.

Christophe Castaner, ministro de Interior de Francia, ha justificado su pertinencia para impedir que se reproduzcan los disturbios del sábado pasado. "Hemos tenido que dar una respuesta fuerte", ha asegurado.

Castaner, en declaraciones al canal "BFMTV", ha pedido a los protestantes que quieren hacer valer sus reivindicaciones para "que no se mezclen" con los violentos porque "la violencia nunca es una forma de manifestarse".

El Gobierno coopera 

El ministro francés también ha dejado claro que "el Gobierno ha tendido la mano" con su disposición al diálogo y con algunas medidas como la supresión de la subida de impuestos sobre el carburante. "Ahora hay que ponerse en torno a la mesa y discutir", ha afirmado.

Édouard Philippe, primer ministro del país galo, recibió la pasada noche a una delegación de siete 'chalecos amarillos libres', un grupo que se reivindica como moderado y que ha pedido a sus seguidores que no fueran a París para no que los violentos no tuvieron ninguna influencia en torno a dicho encuentro.

El Ejecutivo ha desplegado un gran dispositivo de seguridad, formado por un total de 89.000 agentes en todo el país, de los cuales 8.000 fueron destinados a París.

En la capital francesa, el barrio de los Campos Elíseos, las plazas de la República y de la Bastilla han sido cortadas al tráfico desde primera hora de la mañana, y comercios y museos seguirán permaneciendo cerrados al público.

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario