"El rescate mató a Julen"

  • Sucesos
  • 01-03-2019 | 08:03
  • Escribe: Aleix Generó

Esta es la declaración del dueño de la finca en donde se encuentra el pozo en el que Julen encontró la muerte.


El dueño de la finca de Totalán en la que se encontraba el pozo donde cayó el pequeño Julen apunta a los efectivos de rescate como responsables de la muerte del niño. Según un informe presentado por los letrados de David Serrano en el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, la muerte del pequeño “se pudo producir durante las labores de rescate”.

Más de 300 personas participaron en el operativo que después de 13 días de intensas labores, rescató el cuerpo sin vida del pequeño Julen del interior del pozo.

En las primeras inspecciones del terreno los técnicos encontraron una masa de tierra compacta que taponaba el orificio a unos 70 metros de profundidad, por lo que se emplearon varias herramientas para medir su espesor y tratar de eliminarlo.

Fue una de estas herramientas, una piqueta, la que habría provocado las heridas que presentaba el menor y que le provocaron la muerte, de acuerdo con el informe presentado por Serrano.

Dicho informe técnico, encargado por la defensa de Serrano a un arquitecto que colabora en este caso con el despacho de abogados, señala como una de las conclusiones que “las actuaciones con la piqueta, diez impactos en total, entre las 17.30 y las 21.00 horas del día del incidente es lo único que físicamente pudo producir las heridas en la cabeza y cráneo del menor”.

Ocho pelos de Julen

Recuerda que los forenses dictaminan --en un informe de autopsia preliminar, porque aún no está el definitivo-- que el fallecimiento se produjo “como consecuencia de un traumatismo cráneo-encefálico severo que afectó a la zona temporal y fronto-temporal” el mismo día de la caída, apuntando el informe que “esa zona lateral de su cabeza difícilmente pudo recibir un impacto de esa magnitud durante la caída”.

El documento, realizado con las grabaciones y otras informaciones que forman parte del sumario y que se centra entre las 15.30 y las 00.00 horas del domingo --día de la caída--, señala que “el hecho de que tras extraer la piqueta por última vez se recogiesen de su extremo ocho pelos del menor, tres de ellos con raíz telógena, nos lleva a preguntarnos, ¿qué otra tesis alternativa a la del impacto directo contra la cabeza del menor puede llegar a explicar la presencia de esos restos biológicos en la punta de la piqueta?”.

 

 

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario