El próximo Govern tendrá delito: Dos fugados de la justicia serán consejeros

  • Cataluña
  • 23-02-2021 | 08:02
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Los partidos independentistas pretenden incorporar al Govern a Lluís Puig y Meritxell Serret para que gobiernen desde Bélgica y den visibilidad exterior al "problema" catalán


Una nueva provocación del independentismo en forma de desvergüenza está próxima a consumarse. Suena con fuerza el run-rún de que dos fugados de la justicia española escondidos en Bélgica serán nombrados consejeros del nuevo gobierno catalán que preparan los partidos separatistas. 

Pedro Sánchez advierte: o Illa entra en el Govern o no habrá indulto para los presos


Lo apunta hoy El Confidencial. Se trata de Lluis Puig, número 9 de JxCat, y Meritxell Serret, número 2 de ERC por Lleida. Ambos forman parte de la comitiva de fugados que, junto a Carles Puigdemont, se resisten a ser juzgados por sus actos y se mantienen parapetados en Bélgica confiando en la clemencia de la justicia belga. 

Dos consejeros virtuales

Sería una burla a la democracia, una más. Por supuesto, su cobardía les impide regresar a España y, por tanto, cumplirían con sus obligaciones de consejeros de manera virtual, firmando las actas de manera electrónica y gobernando de forma telemática, porque no se atreven a pisar territorio español y asumir sus conductas ante la justicia.


Lo suyo no es gobernar: El Govern se olvida de pedir zona catastrófica para Cataluña

Es decir, que el Govern catalán tendría dos consejeros, el equivalente a ministros en el gobierno de Madrid, sin sentarse ni una sola vez en el escaño que les corresponde en el Parlament catalán. 



Por lo visto, con esta medida que va en perjuicio de la ciudadanía, porque dos consejeros no pueden responsabilizarse de sus parcelas desde Bélgica y con el mando a distancia, lo que pretende el independentismo es dar cobertura y visibilidad a su "problema" en el exterior. Pretenden que Europa se compadezca de quien tiene que gobernar en su territorio desde "el exilio". Y ya puestos, demostrar la injusticia de que no fuera consentida en su momento la investidura telemática de Puigdemont.

Como el gobierno telemático durante la pandemia

Los impulsores de esta aberración se agarran a que durante la pandemia los gobernantes gestionaron su actuación de manera telemática, y que estos dos consejeros pueden acogerse a esta línea. De hecho, hasta los presupuestos se votaron de forma telemática.

Ahora se abrirá un conflicto jurídico, que en caso de fallar en contra, como es previsible, permitirá recurrir al victimismo de la opresión de los poderes del estado español contra la voluntad del pueblo catalán.

En el 'paraíso catalán' los miembros del Govern no se bajan el sueldo

Además, estos trapicheos ahora los tendrán más complicados las fuerzas independentistas tras la entrada de 12 diputados de Vox en el Parlament que no están dispuestos a pasar ni una. Cuenta El Confidencial que Serret cobra 87.456 euros por su cargo como delegada de la Generalitat ante la UE, un trabajo para el que no tiene ninguna preparación ni capacidad para llevarlo a cabo. Por lo visto Puigdemont quiere a un consejero de exteriores de JxCat, por lo que Serret podría quedarse sin trabajo. Nada mejor para premiar sus cuestionables servicios prestados que garantizarle los 63.000 euros anuales que corresponden a un diputado del Parlament.

El tema traerá cola. Estamos ante un nuevo Govern con mucho delito.

 

 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario