El precio de Rufián: ¡Quiere meter mano a Madrid!

  • Política
  • 25-11-2020 | 08:11
  • Escribe: Pedro Riscal

El 'sí' de los diputados que lidera Gabriel Rufián, los del PNV y los de EH Bildu suman junto a PSOE y Unidas Podemos la mayoría absoluta del Congreso


Dumping es una práctica comercial que consiste en vender un producto por debajo de su precio normal, o incluso por debajo de su coste de producción, con el fin inmediato de ir eliminando las empresas competidoras y apoderarse finalmente del mercado. 

Mangonear las cuentas catalanas y meter la nariz en Madrid

Gabriel Rufián ha utilizado esta expresión, "dumping", dentro de su explicación sobre el preacuerdo alcanzado por ERC con el Gobierno para ofrecerle su apoyo en la votación de los presupuestos generales del estado. Rufián no regala nada y pide a cambio de sus votos que dejen al gobierno catalán mangonear a su antojo las cuentas autonómicas y, de paso, meterle mano a Madrid, que vive en un oasis de prosperidad con su gobierno de derechas.


Rufián descubre el precio de su apoyo a los presupuestos: ¡Indultos, ya!

Para Rufián Madrid disfruta de las ventajas de una burbuja, que él llama dumping. Y reclama la creación de una comisión bilateral para estudiar una reforma fiscal integral y la reforma del impuesto de las grandes fortunas para acabar con lo que define como "el paraíso fiscal"  de facto que se ha montado la derecha de la Comunidad de Madrid, el "dumping" que achacan al gobierno regional respecto a otras comunidades.


En otras palabras, mejor todos pobres. Y si alguien se sale del guión hay que darle un toque de atención. Y Sánchez le ha dicho que vale.

Ciudadanos ya no es decisivo

Después de los acuerdos alcanzados con Bildu y PNV, el apoyo de ERC a los presupuestos de PSOE y Podemos ya significa superar la barrera de la mayoría, lo que supone que lo que haga o deje de hacer Ciudadanos resulta ya intrascendente porque su apoyo ha dejado de ser decisivo, lo que significa que probablemente Arrimadas alinee a Ciudadanos en el bando de PP y Vox, en contra de los presupuestos, después de meses ofreciendo su apoyo y recitando su precio.



El "tiro en la nuca" y el "sello de ETA" están presentes en el debate de los presupuestos

Los votos de PSOE y Unidas Podemos, sumados a los 24 de ERC, PNV y Bildu ya superan el mínimo necesario. Y eso que todavía queda por ver lo que arranca el Gobierno de sus negociaciones con PDeCat, Más País, Compromís, Nuevas Canarias, Teruel Existe y PRC.

La resistencia de PP y Vox, además de UPN y Foro, que sumarían 143 escaños, a los que podrían añadirse los 10 de Ciudadanos, no son suficientes ante el poderío del bloque socialista-comunista-independentista-terrorista que arrasa con todo.

A Sánchez no le saldrá gratis

Y Rufián lo ha dicho bien claro. Ya existe preacuerdo oficioso, y nadie duda en que el acuerdo está rubricado oficialmente. Sánchez dispondrá de los 13 votos de ERC, junto a los seis del PNV y los cinco de Bildu. Pero no le saldrá gratis. El peaje minará la credibilidad de un gobierno que ha vendido su alma a los enemigos de la unidad de España.

Gabriel Rufián ha anunciado el preacuerdo alcanzado con el Gobierno de coalición sobre los Presupuestos Generales de 2021, que incluye el fin del control financiero del Estado sobre Cataluña que puso en marcha el Gobierno del PP en 2015, así como la creación de una comisión bilateral que busca acabar con lo que ha definido como el "paraiso fiscal" de Madrid. Rufián no ha querido aclarar cómo se ha comprometido el Gobierno a cumplir con los deseos de ERC:  "Si lo digo es que no se hace", respondió.

También ahí quiere mangonear el independentismo catalán, envidioso de la pujanza económica de una zona que se beneficia de la paz social, política y económica que reina en la capital, lo que le ha permitido disparar su crecimiento económico de forma paralela al empobrecimiento de Cataluña y su capital, rehenes de su propia desestabilización política que ahuyenta a las grandes empresas.

Según ha explicado Rufián, ese preacuerdo puede completarse con otras medidas, entre ellas "algún acuerdo sobre la ampliación de la moratoria de los desahucios, una tema muy importante" para ERC.

Rufián no quiere que Madrid controle los chanchullos catalanes

El preacuerdo incluye el fin del control financiero por parte del Estado sobre los gastos de la Generalitat, lo que llamaban "el 155 financiero" que puso en marcha el ministro Cristóbal Montoro. "Fin de la tutela del abuso austericida", ha proclamado. Rufián quiere que los gastos y chanchullos del gobierno autonómico catalán queden fuera del control del gobierno central.

El patético papel de ERC con los Presupuestos del Estado

Las medidas pactadas por Gobierno y ERC incluyen además ampliar un trimestre más medidas sobre las cotizaciones de los autónomos y más becas de educación. Aún así, Rufián no ha aclarado si el preacuerdo incluye el apoyo o la abstención de ERC, dado que si sus votos no son imprescindibles, políticamente a ERC le puede interesar más abstenerse de cara a su electorado a apenas tres meses de las elecciones catalanas.

Rufián estaba feliz por el pacto alcanzado con Sánchez y ha lanzado una andanada a Inés Arrimadas: "Si Ciudadanos firma todo esto es que está muy desesperado o es que es muy de izquierdas". "Bienvenidos a la izquierda", ha dicho. Es evidente que Ciudadanos se desmarcará inmediatamente del Gobierno y de sus presupuestos.


Facebook Twitter

Participa en la encuesta de DonDiario


Deja tu Comentario