El pelotazo de 2.000 millones al que quiere hincarle el diente Alessandro Lecquio

El pelotazo de 2.000 millones al que quiere hincarle el diente Alessandro Lecquio

10/12/2018

| Gonzalo Palacios

Facebook
Twitter

La herencia de los Torlonia se ha convertido en una cuestión de estado en Italia por el valor de un patrimonio al que Lecquio puede acceder.

Alessandro Lecquio anda metidao en la lucha por su parte del jugoso pastel que ha dejado Alessandro Torlonia con su muerte el 28 de diciembre de 2017 a los 93 años. Descendiente directo del finado, Alessandro Lecquio reclama su parte en una lucha por la herencia que promete ser salvaje.

Los Torlonia, una de las familias más adineradas de Italia, se encuentran en pleno conflicto bélico por la herencia del patriarca. El reparto no será sencillo y las disputas entre los diferentes sectores de la familia están a la orden del día.

No es sólo por el dinero que hay en juego, sino por los bienes inmuebles y obras de arte que buscan nuevo dueño tras la muerte de su propietario. Por ejemplo, el Museo Torlonia, ubicado en el centro de Roma acumula la mayor colección de esculturas de mármol del mundo, sólo igualada por los Museos Vaticanos.

Una herencia que afecta al patrimonio histórico italiano

La Villa Delizia Carlona, de valor incalculable, así como tierras de cultivo, especialmente viñedos, completan la herencia que ahora está en disputa por los herederos Torlonia. 

Fuentes próximas a la familia estiman en 2.000 millones de euros el valor total de lo que está en juego, de ahí que ante las peleas familiares que se han propiciado en los últimos meses, la justicia italiana haya optado por secuestrar provisionalmente el patrominio familiar a la espera de que los herederos lleguen a un acuerdo.

El Museo Torlonia es la joya del tesoro de la herencia, y precisamente el principal motivo de la disputa familiar que mantiene peleados al primogénito del fallecido con sus hermanos, que intentan dejarle fuera del reparto familiar.

Italia Nostra, una organización dedicada a proteger y promover el patrimonio artístico e histórico italiano ha emitido un comunicado en el que asegura que la venta de la colección de la Casa Torlonia es tan arriesgada que Italia no lo puede permitir e insta al Ministerio de Cultura a "intervenir con urgencia para protegerla de la especulación económica".

Alessandro Lecquio espera una solución

Carlo Torlonia, el heredero, ha señalado que “sus tres hermanos le escondieron el grave estado de salud de su padre y llevaron a cabo movimientos financieros durante sus últimos días que podrían evitar que él recibiera su parte del pastel”. No existe acuerdo entre los cuatro hermanos y el juez ha decidido decidió el legado, que incluye además 623 piezas de arte grecorromano. Carlo ha acusado a sus hermanos de que estaban a punto de vender la colección de esculturas al museo Paul Getty de Los Ángeles, algo que finalmente no ocurrió.

Y mientras que los herederos directos se pelean por la fortuna, Alesandro Lecquio, que también tiene sus derechos sobre la herencia, aunque a un nivel más modesto, espera una solución al tema para acceder a su parte del pastel.

 

 

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario