El pan con tomate: un invento parisino que los murcianos trajeron a Cataluña

  • Medios
  • 27-11-2018 | 08:11
  • Escribe: Álvaro Jiménez

El pan con tomate no tiene origen catalán sino que nació en París.


El pan con tomate, del que presumen por toda Cataluña, no es originario de esa zona sino que se inventó en París. Posteriormente, los murcianos lo llevaron a Cataluña.

El profesor Xavier Barraycoa, en su libro 'Esto no estaba en mi libro de historia de Cataluña', desvela los detalles sobre el pan con tomate.

"El célebre periodista y erudito Nèstor Luján afirmaba que la primera referencia escrita al pan con tomate data de 1884. Concretamente en una referencia de un famoso catalanista racista, Pompeyo Gener, que se encontraba en París. Dejó por escrito la sorpresa que le causó que se lo sirvieran", señala Barraycoa en su libro.

"El pan con tomate, en su origen tardío en Cataluña, lo tomaban habitualmente los campesinos como merienda en el campo y así aguantaban hasta la hora de la cena", añade el profesor.

Los popularizadores de esta costumbre serían, según el libro del profesor Barraycoa, los trabajadores murcianos que construían el Metro de Barcelona. Una parte del pago de su trabajo se hacía en especies, que consistían en darles pan seco para comer.

Por lo tanto, uno de los productos típicos de Cataluña se creó en París, está hecho con tomates que trajeron los españoles de México y llegó a Cataluña gracias a los murcianos.

Pan con tomate

El tomate comenzó a ponerse sobre el pan debido a que éste se quedaba duro con el paso de los días y era una forma de humedecerlo y hacerlo más tierno.

Los murcianos que viajaron a Cataluña para trabajar en el Metro de Barcelona fueron extendiendo esta práctica por todas las ciudades a principios del siglo XX. 

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario



Noticias relacionadas..