El origen de la guerra entre Irene Montero y Teresa Rodríguez

El origen de la guerra entre Irene Montero y Teresa Rodríguez

01/05/2022

| Blanca Torres

Facebook
Twitter

Un mensaje incendiario de Teresa Rodríguez sobre Iglesias y Montero desató la guerra

La expulsión de Teresa Rodríguez del grupo parlamentario de Podemos durante su embarazo desató una guerra entre las distintas facciones de la formación morada en Andalucía.

Este conflicto desencadenó en un rifirrafe en Twitter entre la diputada de Adelante Andalucía Teresa Rodríguez y la ministra de Igualdad, Irene Montero, que tuvo su origen en las declaraciones de esta última en un programa de radio valorando la decisión.

Irene Montero justificó que la exsecretaria general de Podemos Andalucía hubiera sido expulsada del grupo del Parlamento autonómico durante su baja por maternidad: “Yo he tenido dos embarazos muy seguidos, y la política no para mientras estamos de permiso”.

Teresa Rodríguez no dudó en contestar desde su cuenta personal de Twitter, confesando sentirse sorprendida con las palabras de Montero. "Pensaba que la 'sororidad' era una línea roja, un consenso incuestionable entre las que nos llamamos feministas, una solidaridad de género que va más allá de nuestras posiciones políticas, pero no", reprochó Rodríguez.

Después, Teresa Rodríguez se hizo eco de unas declaraciones de la dirigente de Podemos en donde sostenía que "la política no para en permiso maternal" tildando las palabras de Montero de "argumento de empresario".

Tras este mensaje, la titular de la cartera de Igualdad recordó a Teresa Rodríguez que aún cobraba todo su salario de política.

Asimismo, estas declaraciones no sentaron nada bien a la expulsada del grupo parlamentario, que contestó: "No me he comparado con una precaria, he dicho que el argumento es el mismo. Cobro mi salario de profesora, el resto lo dono. Todo el mundo sabe que no estoy en política por el dinero porque yo sí tengo un curro al que volver y la política no me cambió de barrio."

Las diferencias irreconciliables entre Rodríguez y su alma máter política dejaron a la ultraizquierda fragmentada e incapaz de mostrarse como alternativa, una situación que persiste actualmente.

Ni siquiera la candidatura única de izquierdas montada alrededor de Podemos ha empezado con buen pie, de la misma manera sus integrantes (Más País, Equo, Alianza Verde, Iniciativa del Pueblo Andaluz y Unidas Podemos) no consiguieron ponerse de acuerdo en el nombre de la coalición.

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario