El número de lotería que siempre compra Soraya Sáenz de Santamaría en Navidad

  • Política
  • 21-06-2022 | 07:06
  • Escribe: Enrique Sanz
La exvicepresidenta es una mujer de fuertes y arraigadas tradiciones


Soraya Sáenz de Santamaría ha pasado a la historia de nuestro país por ser una de las vicepresidentas con mayor fuerza y empaque de todo el escenario político. Su capacidad de asumir el gobierno en la ausencia del presidente parecía indicar que sería su sucesora directa, pero finalmente Pablo Casado se alzó con la victoria en las elecciones primarias del Partido Popular.

Desde entonces, la exvicepresidenta disfruta tranquila el retiro de la política trabajando en su verdadera formación: actualmente oficia como abogada del Estado, una profesión que ha marcado parte de su vida privada y gracias a la que llegó a la política. Sáenz de Santamaría siempre había soñado con estudiar Derecho, una titulación que finalmente pudo cursar en la Universidad de Valladolid y que terminó con 23 años.



Enamorada de Castilla y León, la exvicepresidenta decidió asentarse en esta comunidad opositando para ocupar un puesto en la Abogacía del Estado. Finalmente lo consiguió y fue asignada a la ciudad de León, donde parecería no moverse por el resto de sus días, puesto que su familia estaba realmente arraigada en esta comunidad autónoma. Nada más lejos de la realidad. 

En aquel preciso momento comenzaba la carrera política de Soraya Sáenz de Santamaría, que recibió la noticia de una vacante en el Gabiente de la Vicepresidencia del Gobierno, en manos por aquel entonces de Mariano Rajoy. La abogada soriana vallisoletana acude a la capital de España con el objetivo de probar suerte, pero finalmente acabará siendo una pieza fundamental en la recuperación económica de nuestro país después de la brutal crisis de 2008.



Su crecimiento en la carrera política bajo el Partido Popular se produce de forma casi meteórica, y durante este rápido ascenso, conoce y se casa con otro abogado del Estado José Iván Rosa Vallejo en una discreta y privada ceremonia civil oficiada en el exótico país de Brasil, muy lejos del alcance de los medios españoles, que ya empezaban a conocer a una valiente Soraya Sáenz de Santamaría.

Además, siempre ha sido una férrea seguidora de mantener las tradiciones, especialmente las familiares. Por tanto, no es de extrañar que Soraya Sáenz de Santamaría siga manteniendo a lo largo de los años una curiosa tradición navideña que ha confesado recientemente. En esa época del año, la exvicepresidenta siempre ha sido proclive a jugar a la lotería, además de sentir una afiliación especial por el número 11, que siempre apuesta o juega de cualquier manera posible.



Con el ascenso de Mariano Rajoy a la presidencia del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría ocupa por primera vez un escaño en el Congreso debido a una casualidad irrepetible. Uno de los diputados elegidos había sido Rodrigo Rato, pero la exvicepresidenta había quedado fuera de la Cámara Baja. Cuando Rato fue llamado para dirigir el Fondo Monetario Internacional, este se vio obligado a dejar su silla a Santamaría, que ya no abandonaría el Congreso hasta su retiro de la vida política.

Durante sus dos etapas como vicepresidenta, ha tenido que desempeñar una amplia horquilla de competencias, como cuando asumió la dirección del ministerio de Justicia o las funciones de la cartera de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Asimismo, su polivalencia política se puso a prueba con la aplicación del artículo 155 en el año 2017, con el objetivo de sofocar el intento de independencia de Cataluña, y con el control directo del Centro Nacional de Inteligencia, que dejó de depender del ministerio de Defensa en 2011 para hacerlo directamente del ministerio de Presidencia.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario