El nuevo ministro de Exteriores ya trabaja en solventar la crisis con Marruecos

  • Política
  • 12-07-2021 | 14:07
  • Escribe: Redacción

González-Laya reconoce que su salida supone un momento "agridulce" en su trayectoria política.




Apenas 48 horas después de conocerse la reestructuración radical planteada por Pedro Sánchez en la sección socialista del Consejo de Ministros, los nuevos integrantes del Ejecutivo han tomado posesión de sus cargos ante el Rey y prometiendo proteger y cumplir la Constitución.

Entre ellos, José Manuel Albares, que abandona así la Embajada de España en París para ponerse al frente de la cartera liderada hasta ahora por Arancha González-Laya, heredando uno de los mayores conflictos diplomáticos de España en los últimos años: la crisis con Marruecos.



Una crisis en la que el nuevo ministro ha comenzado a trabajar en su primer discurso tras prometer el cargo, en el que ha apostado por "reforzar las relaciones con Marruecos, gran amigo y vecino del Sur",

Máximo Huerta responde a aquellos que piden su regreso al ministerio de Cultura 



"Hay cosas que podemos hacer solos dentro del ministerio, pero tenemos que trabajar en equipo con otros ministerios" ha subrayado Albares, destacando que "hay que explicar al mundo que España es un lugar seguro para poder venir a pasar el verano [...] está a la cabeza del mundo en cifras de vacunación"; palabras que, de forma indirecta, respondían a las preocupaciones de Marruecos sobre los viajes con España durante estos meses estivales.

Del mismo modo, el ex embajador ha asegurado que trabajará en destacar las coincidencias entre el Gobierno español y la administración de Joe Biden, así como en la lucha contra el "cambio climático", haciendo especial hincapié en "trabajar con nuestros aliados y amigos" internacionales.



El momento agridulce de González-Laya

La energía y los buenos propósitos del nuevo ministro de Exteriores se han encontrado con el punto contrapuesto de Arancha González-Laya, quien ha reconocido estar viviendo una despedida 'agridulce'.

"Dulce", ha explicado, por los logros conseguidos por su cartera en los últimos meses, aunque "amargo" a la vez, por aquellas tareas que dejará como asuntos pendientes a su sucesor.



Ayuso coge las riendas del PP y deja en ridículo el planteamiento de Sánchez con los independentistas: "son como un lobo hambriento"

Un estado de ánimo que no ha impedido a la ministra saliente desear la mejor de las suertes a su sucesor, que tendrá que enfrentarse a Marruecos en una de las peores crisis que se recuerda con el país vecino, y en cuya esfera política podrían intervenir varios aliados de España a nivel internacional.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario