El nuevo golpe al Estado que prepara el independentismo catalán

  • Cataluña
  • 23-04-2019 | 08:04
  • Escribe: Guillermo Vives

Se trata de poner en marcha una objeción fiscal incluyendo en la declaración desgravaciones que no existen.


El separatismo catalán se las piensa todas. En este caso no se trata de un golpe de estado, sino de un golpe al estado. Más concretamente a sus arcas.

Se trata de poner en marcha una 'objeción fiscal' al Estado español incluyendo en la declaración de la renta desgravaciones que no existen. En una página web de autoría anónima se invita a los ciudadanos con ganas de tocar lo que no suena al Estado español a la desobediencia civil negándose a pagar sus impuestos.

"La revolución pacífica"

Así lo explican: “Si 1.000 personas dejan de pagar sus impuestos, tal medida no es ni violenta ni cruel, mientras que si los pagan, permiten al Estado cometer actos de violencia y derramar la sangre de los inocentes. Esta es la definición de una revolución pacífica”.

Y se hacen eco del dinero invertido en la Casa Real, el Tribunal de Cuentas, el Tribunal Constitucional o el Consejo General del Poder Judicial. Y añaden: "ni un euro para la represión". ¿Cómo?: “Para hacer la objeción fiscal es necesario modificar la declaración de renta. Por lo tanto es importante que no aceptes el borrador automáticamente, porque antes deberás modificar”, recuerdan.

Desgravaciones que no existen

Se trata de añadir en la declaración de la renta desgravaciones que no existen a través de cualquiera de las deducciones que presenta el borrador (por compra de vivienda, por número de hijos, por dependientes a cargo…)

Sin embargo, la web reconoce que la Agencia Tributaria responderá con “una propuesta de liquidación provisional (una paralela) donde se me pedirá que justifique el dinero desgravado en la casilla donde haya escrito la objeción fiscal”. Y al no poder hacerlo, la web ya no ofrece soluciones para seguir adelante con la machada.

Lo que parece claro es que el que quiera jugar a este juego terminará pagando un recargo: “si la declaración era a devolver la sanción será del 15% sobre la cantidad reclamada y si acepto la nueva liquidación y pago la sanción final será de un 7,87%”.

Pero existen más riesgos:  “la Agencia Tributaria procederá a embargarnos para recuperar las cantidades reclamadas, la cantidad objetada más intereses, pero sin sanción”. Es decir, que pueden poner todos los obstáculos que quieran y entorpecer la labor de la Agerncia Tributaria, pero los "graciosos" que jueguen a esto ya saben que la broma les costará cara. Pero pueden entretenerse y presumir de darle trabajo a Hacienda, aunque al final acabarán pagándolo. 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario