El Mundo hace frente al caso infame que se llevó por delante a Verónica por el vídeo sexual

  • Sucesos
  • 04-06-2019 | 08:06
  • Escribe: Iker Gurpegui

Pedro Simón denuncia a la "marabunta de gilipollas" que la llevaron al extremo


Pedro Simón cuenta en El Mundo que Verónica "era madre de un niño de cuatro años y otro de meses, había cumplido los 32, trabajaba en una fábrica de camiones y se suicidó el sábado 25 de mayo. Cinco días antes de su muerte había comenzado a rular un vídeo sexual suyo grabado hace tiempo". 

El periodista explica que "tres días antes había llegado a buena parte de los 2.500 empleados de la compañía y se la veía llorando en su puesto de trabajo: muchos visionaron la grabación sin más; en el peor de los casos, la compartían con los compañeros. Un día antes lo recibió el marido, que sufrió un ataque de ansiedad". 

Un drama

Simón explica que "aquel sábado 25 de mayo salió para siempre de la circulación: Verónica se ahorcaba en Alcalá de Henares. No es tanto el tipo que arrimó la cerilla a la yesca difundiendo el vídeo, sino todos los que fueron después con un fuelle: una mujer que empieza la semana con un lunes de absoluta normalidad termina quitándose la vida un sábado. Seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, cero. Entre la feliz cotidianidad y la infelicidad más insoportable median seis días. Y un sinfín de alfileres haciendo vudú". 

Y subraya el drama: "Hubo un tiempo en que la marabunta de los gilipollas era menos lesiva. Me imagino al pajillero del chisme despollándose con el vídeo sexual mientras Verónica entra en su hogar, me lo imagino teniendo algo de qué hablar por fin con su pareja mientras Verónica besa a los niños, me lo imagino desatando el granizo en cabeza ajena mientras Verónica pierde la suya. Otro capullo con vocación viral tirando chinchetas al suelo sin ser visto. En casita. Con el móvil. El macho alfa más popular de la ofi. Justo antes de ahorcarse Verónica".
 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario