El mito de Barba Azul como sádico asesino de mujeres puesto en entredicho

  • Enciclopedia
  • 03-04-2022 | 05:04
  • Escribe: Irene Villaseñor
El cuento de hadas publicado por Charles Perrault en el siglo XVII, en el que se incluye el relato de Barba Azul dando pábulo a un terrorífico asesino de mujeres, en realidad estaría basado en un personaje real


El cuento de Barba Azul cuenta la leyenda de un hombre casado y viudo varias veces que ofrecía su dote a las damas para posteriormente asesinarlas. Propietario de un maravilloso castillo, el villano es rico y ofrece a sus esposas una vida maravillosa. Una joven, a pesar del físico del hombre, con su barba azul y su fealdad así como por la fama de ser asesino de sus mujeres, accede atraída por la riqueza del pretendiente si bien, previamente, comunicó a sus hermanos toda la verdad. 

Una vez casados, Barba Azul le anuncia a su amada que se tiene que ir de viaje y le entrega todas las llaves del castillo con la condición que no abra, bajo ningún concepto, la habitación de la planta de abajo. Nada más marcharse llama a sus hermanas y amigas y descubre en la habitación prohibida que están todos los cadáveres de las esposas, se le cae la llave y se le mancha de sangre y, como la llave está maldita, no se puede quitar la mancha. 



Barba Azul regresa a su casa y tras descubrir que su mujer le había desobedecido le sentenció a morir en la torre del castillo. Llegan los hermanos de la joven y atraviesan con las espadas a Barba Azul. La joven hereda la herencia del monstruo asesino y soluciona la vida de sus hermanos y de ella misma al casarse con otro hombre y quedarse con la riqueza de Barba Azul.

La veracidad de este cuento mítico es hoy puesto en duda por los historiadores y escritores. Consideran que el personaje real en el que se basó este mítico cuento es Gilles de Rais, militar francés que luchó junto a la heroína Juana de Arco en el siglo XV en plena Edad Media. En esa época los niños eran maltratados y este personaje les engañaba, les torturaba y luego les mataba en su castillo convirtiéndose en un sanguinario de niños inocentes.



Embaucados por el trabajo y el dinero que les ofrecía el Mariscal de Rais, los niños acudían inocentes al lugar y allí eran engañados y asesinados. En la actualidad, algunos historiadores tratan de justificar estos actos sanguinarios por la grandeza del cargo militar que tenía el infame Gilles de Rais, sobre todo por su formidable participación en la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra, conflicto bélico en el que el personaje real participó junto a Juana de Arco y colaboró en la victoria de Francia, tras más de 100 años, obligando a huir a Inglaterra.

No obstante, este último argumento no tiene ninguna justificación porque sus actos de terrible asesino han de ser considerados como los realizados por un terrible psicópata, asesino en serie o psycho killers que han de empañar su gloriosa vida militar.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario