El milagro catalán: ¡¡Aquí todos trabajan y nadie cobra!!

  • Cataluña
  • 13-03-2019 | 11:03
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Las empresas que participaron en el referéndum se hacen los suecos y aseguran que no cobraron por sus trabajos para el 1-O para evitar a los presos el delito de malversación.


Se han propuesto negar la malversación de fondos publicos dirigidos al Procés y van camino de conseguirlo. En Cataluña da la sensación de que todos trabajan y nadie cobra.

La Fiscalía intenta probar que hubo un presunto delito de malversación en los políticos catalanes que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo, pero las declaraciones que se están produciendo en la sala van todas en la misma dirección: todos trabajan y nadie cobra, por lo que la Fiscalía está teniendo problemas para dejar probada la malversación en el Procés. (¡La factura que prueba, una vez más, la malversación de los golpistas el 1-O!)

Las empresas que participaron en el Procés y colaboraron en el referéndum realizando diferentes trabajos aseguran que ni facturaron ni cobraron de la Generalitat. Es decir, trabajaron gratis, por amor al arte.

Así lo afirmó el diseñador gráfico Enric Vidal, que tuvo la misión de readaptar e imprimir la propaganda del referéndum, y el comercial de Artyplan, Enrique Martí. Vidal ha explicado que “un tal Toni” le pidió que buscara una imprenta para imprimir el anuncio del 1-O, donde aparecen las vías del tren con una bifurcación. ¿Y quién es ese Toni? ¡A saber!

Da la casualidad de que este diseñador gráfico es coordinador de acción política de ERC en Badalona y testificó ante el juez que no cobró sus trabajos porque “después de ver el panorama, uno no se esfuerza por lo que podría cobrar de este trabajo”.

"El trabajo me lo encargó un tal Toni que no sé quién es"

La Fiscalía intentó atar cabos para descubrir si “el tal Toni” es el ex secretario de Difusión de la Generalitat, Antoni Molons. El diseñador gráfico en que no sabía quién era el “tal Toni”. (Sí hubo malversación: según la Guardia Civil, 4 millones de euros)

Llegado su turno, el comercial de Artyplan, Enrique Martí ha explicado que fue Òmnium Cultural quien encargó la impresión de un carteles sobre el referéndum. “Me pidieron un presupuesto urgente”, ha confesado. También dijo que la empresa decidió no facturar el trabajo porque “no se entregó”.

Aunque Martí ha admitido que, de haberse facturado, el pedido se habría facturado a la Generalitat, aunque no supo especificar a qué departamento. Reconoció que aceptaron el encargo sin saber a quién facturar porque “venía referenciado por Òmnium y es un cliente histórico”.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario