El mayor mausoleo de la historia

  • Enciclopedia
  • 16-04-2022 | 05:04
  • Escribe: Laura Abad
El mayor mausoleo de la historia, es el del emperador chino Qin Shi Huang. Nadie se ha atrevido, todavía, a abrir la tumba


Para hablar de este espectacular yacimiento, que ocupa nada más y nada menos que tres hangares, siendo cada uno del tamaño de dos estadios de fútbol, es importante explicar primero quién fue el artífice.

El creador de este mausolero fue el primer emperador de China, Qin Shi Huang, que gobernó entre 221 y 210 a.C, y es famoso también por ser quien ordenó construir la Gran Muralla y quien abolió la esclavitud. A pesar de esto, por lo que puede parecer un emperador próspero y entregado a su territorio, lo cierto es que no fue tanto como parece.  Ordenó quemar todos los libros que no glorificaban sus logros y mandó enterrar vivos a cuatrocientos erudítos que no compartían sus ideales.



Sin duda alguna, este yacimiento es uno de los mayores decubrimientos arqueológicos del siglo XX, siendo su funcióm la de escoltar su tumba en su viaje al otro mundo. Se encontró de una forma curiosa, pues fue producto del azar de unos campesinos en 1978. Se encuentra, en importancia arqueológica, a la altura de la tumba de Tutankamón, en el Valle de los Reyes (Egipto).

Hasta ahora hemos hablado de la historia que rodea el emplazamiento, pero ¿Que esconde el yacimiento en sí? Podría decirse que está compuesto de una serie de zanjas con más de ocho mil soldados de diferentes rangos, (oficiales, jinetes con caballos, arqueros e infantería), todos construídos en terracota y a tamaño natural, con su propio rostro y cada uno con un peinado diferente. No hay dos iguales, lo que aumenta el valor de las piezas, que además se encuentran en posición de ataque, portando armas reales (arcos, ballestas, espadas, lanzas, etc.)



El mausoleo permaneció olvidado y enterrado dos mil años, y aún no se ha terminado de explorar. De hecho durante los ultimos años han salido a la luz instrumentos musicales tradicionales chinos, como el Bianzhong (campanas de bronce) que se encontraban enterrados.

Nadie se ha atrevido, todavía, a abrir la tumba del emperador, que se encuentra en el interior de una pirámide de tres niveles y de 76 metros de altura, cubierta de tierra y protegida por un complejo sistema de drenaje. Es sorprendente que aún el misterío de este complejo siga tan presente en la actualidad.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario