El marrón que le espera a Sánchez con las Comunidades Autónomas: pedirán lo mismo que Cataluña

  • Política
  • 11-06-2021 | 11:06
  • Escribe: Daniel Guerra

El equilibrio territorial autonómico atará las manos del presidente socialista en la próxima mesa de negociación con la Generalitat.




La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha asegurado que la concesión de los indultos a los presos independentistas está "terminándose". "No tardarán" ha asegurado la socialista.

Unas palabras que demuestran a la opinión pública española que las quejas hacia esta medida de gracia han sido desatendidas por el Ejecutivo, así como que se convierten en un primer paso del Gobierno de Sánchez para retomar la mesa de negociación con la Generalitat de Cataluña y los principales líderes independentistas catalanes.



Mesa de diálogo que, incluso antes de producirse, ya ha conseguido enfadar al resto de presidentes autonómicos de España, que temen que en esta negociación, Cataluña consiga beneficios políticos, económicos y sociales de los que no disfrutan otras comunidades autónomas 'constitucionalistas'.

Un cargo en Podemos para callar al ex de Dina Bousselham



Y es que fuentes socialistas han asegurado a La Razón que este acuerdo con los nacionalistas catalanes podría involucrar cambios en la financiación catalana, así como cesiones de competencias, inversiones etc. Modificaciones territoriales que podrían hacer que otros territorios, como País Vasco, recupere sus más ancestrales peticiones nacionalistas.

"Mover una pieza del actual modelo autonómico no puede hacerse sin considerar los efectos en el conjunto. Y que ese movimiento povocará, a su vez, un rodamiento del resto de piezas de  impredecibles consecuencias" explica un presidente autonómico socialista a dicho diario.



Sánchez, con las manos atadas en la negociación

Así pues, esta mesa de negociación podría provocar una reforma como la del Estatuto de Cataluña de 2006, que provocó una oleada de reformas estatuarias en todas las comunidades autónomas, que decidieron seguir el ejemplo catalán para conseguir más poder autonómico en detrimento del Gobierno nacional.

Algo que podría acabar con el actual equilibrio territorial en España, empezando a estudiarse ya las consecuencias de esta negociación de cara a las competencias que podrían recibir las comunidades autónomas tras el pacto entre el PSOE y Cataluña, que ya fue advertdo por el Consejo de Estado en 2006, cuando se propuso poner límites a las competencias autonómicas, superiores a las de los Estados federales.



Los antecedentes de violencia de Errejón: un lobo con piel de cordero

De tal modo, que la única salida de Pedro Sánchez en la mesa de negociación con los separatistas será aquella que pueda permitir al resto de comunidades autónomas, teniendo el socialista un margen muy pequeño de acción y decisión de cara a concesiones territoriales.

Concesiones que podrían decidirse en la convocatoria de la Conferencia de Presidentes que tiene pendiente el Gobierno, y que ha sido reclamada por comunidades y partidos de la oposición, para valorar, no sólo el diálogo con la Generalitat, sino la nueva línea a seguir en las relaciones entre Gobiernos regionales y nacional, siendo el referéndum sobre la independencia el único veto actual.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario