El juez que investiga a Iglesias denuncia a la policía amenazas y una campaña de desprestigio contra él

  • Política
  • 10-10-2020 | 08:10
  • Escribe: Redacción

El juez García-Castellón denuncia ante la Policía amenazas tras pedir al Supremo que investigue a Pablo Iglesias


El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha denunciado ante la Policía amenazas de muerte recibidas en redes sociales en las últimas horas tras pedir al Tribunal Supremo investigar al vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias por tres delitos relacionados con la pieza Dina, en el marco del conocido como 'caso Villarejo', han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

La decisión fue comunicada ayer y este mismo jueves la Sala de Admisiones de lo Penal del Supremo ha solicitado a la Fiscalía de este órgano que informe si procede abrir causa al vicepresidente segundo y al resto de investigados, de acuerdo a la exposición razonada de García-Castellón contra los aforados.


Pablo Iglesias reta a la justicia y se aferra al cargo: "No voy a dimitir"

El titular del Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional ha trasladado a la Policía que ha recibido amenazas de muerte en la red social Twitter a raíz de la exposición razonada remitida al Supremo.


En marzo de 2019, el Ministerio del Interior puso escolta a García-Castellón tras denunciar un allanamiento en su domicilio. El juez llamó a la Policía porque un individuo sin identificar accedió a su vivienda particular en Madrid por la tarde mientras un familiar se encontraba en el interior.

Pablo Iglesias planifica su futuro: Cambio de casa…¿y de pareja?



La Policía Nacional se personó en el domicilio, donde tomó declaración al familiar del juez García Castellón y buscó huellas del asaltante. Las diligencias policiales apuntaron a que este individuo estuvo varios minutos en la vivienda y recorrió varias estancias; posteriormente, salió dejando la puerta principal abierta. Fue otro familiar el que alertó de esta circunstancia al acceder a la casa.

El asaltante no sustrajo ningún objeto de valor ni documentos o el ordenador personal que utiliza el juez de la Audiencia Nacional, según informaron fuentes policiales. La puerta de acceso tampoco fue forzada.

Una campaña de desprestigio

Manuel García-Castellón también ha puesto en conocimiento del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) la campaña de desprestigio personal y profesional e intimidación que está sufriendo en las redes sociales y en algunos medios de comunicación y que le colocan en una situación de indefensión y de descrédito profesional.

En un escrito de cuatro páginas dirigido al presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional denuncia una campaña pública que se ha iniciado contra su persona en medios de comunicación y en redes sociales desde que se hizo pública hace dos días la exposición razonada elevada al Tribunal Supremo.

Pablo Iglesias asegura que Casado es el "Trump" de España

En ella sometía a consideración del alto tribunal la investigación del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y de la vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados, Gloria Elizo, --ambos aforados--, así como de otras cuatro personas.

En su escrito, García-Castellón explica que esa campaña pretende restar credibilidad y validez a los argumentos expuestos en su exposición razonada, deslegitimar el ejercicio del poder judicial y a sus magistrados e intimidar a los jueces que puedan tomar decisiones que afecten a los autores de la campaña, además de difundir la idea de que la exposición no es fruto de su convicción jurídica sino de "una suerte de estrategia política de mayor alcance que buscaría debilitar a una organización política".

El magistrado indica que los mensajes contra su persona son "repetidos y amplificados por muchos de los dirigentes", "entre ellos algunos miembros del Gobierno de la Nación, que desde la visibilidad propia del papel institucional que representan y la atención que reciben de los medios, señalan de forma directa a este magistrado y sabiendo la repercusión que sus palabras pueden tener, le colocan en una situación de absoluta indefensión y descrédito profesional".

Facebook Twitter
Deja tu Comentario