El inventor del escrache recibe su propia medicina

  • Política
  • 20-05-2020 | 20:05
  • Escribe: Pedro Riscal

Pablo Iglesias, autor de la frase "los escraches son el jarabe democrático de los de abajo", se blinda ahora de los de abajo recurriendo a la Guardia Civil.


Pablo Iglesias fue un pionero, por no decir "inventor", de los escraches ("manifestación popular de protesta contra una persona, generalmente del ámbito de la política o la Administración, que se realiza frente a su domicilio o en algún lugar público al que deba concurrir").

Iglesias hablaba años atrás, cuando no tenía nada que perder y sí mucho a ganar, de los escraches como "jarabe democrático" para los de la casta. Vamos, que se lo tenían bien merecido por despreciar al pueblo llano en sus decisiones.


"Actúas como un matón y un criminal"

Y ahora que él forma parte de la "casta", que está entre los poderosos que mandan, con casoplón incluido y tratamiento de 'marqués de Galapagar', se rebota cuando el pueblo protesta en sus narices. Y utiliza su poder para blindarse con cinco coches de la guardia civil mientras amenaza a sus rivales políticos: si van a por él, él irá a por ellos. Estilo Chicago años 20. "Actúas como un matón y un criminal", le ha recriminado Santiago Abascal después de sentirse amenazado por sus palabras. (Ana Rosa Quintana más sincera que nunca: "El escrache a Pablo Iglesias fue una mierda")

Ahora que manda él, los escraches son "negativos". Ya lo eran hace unos meses cuando le echaron de su propia universidad, la Complutense de Madrid, al grito de "¡Fuera vende obreros de la universidad!" y "¡Fuera fascistas de la universidad!" mientras le echaban en cara que Podemos había provocado el auge del fascismo desatendiendo a la clase obrera.


Los inventores del escrache

Curiosamente, en esa misma universidad nacieron los escraches en España en 2010. No los organizó Pablo Iglesias, pero allí estaba, de cuerpo presente, bendiciéndolos. Con tarjetas rojas a Rosa Díez o interrumpiendo una clase de Moral Santín. Y Pablo Iglesias lo veía muy bien en 2013:  "Lo que está claro es que los ciudadanos están hasta el gorro de algunos de sus representantes. Hacía falta que se viera en los miedos a los ciudadanos. Los escraches son el jarabe democrático de los de abajo".

Ariel Jerez, uno de los ideólogos de Podemos, se reconocía ya en 2004 entre los instigadores de la desobediencia civil contra el PP en la jornada de reflexión electoral. Fueron las primeras movilizaciones en la red precursoras del escrache. Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero también tienen mucho que ver con las protestas del 15-M.



Dirigentes del PP se han encargado de afear a PSOE y Podemos, que ahora se quejen de los escraches a los ministros José Luis Ábalos, Irene Montero y Pablo Iglesias cuando, según han recordado, esas protestas las sufrieron altos cargos del PP en el pasado durante el mandato de Mariano Rajoy y el propio líder de Podemos los bautizó como "jarabe democrático". Tras expresar su rechazo a esos escraches antes y ahora, han criticado que el PSOE guardara silencio entonces cuando los promovían sus actuales "socios" de Gobierno. (Inda cree en el karma gracias al escrache a Iglesias)

"Concentración de pijos pudientes"

La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha denunciado el escrache a Ábalos en las puertas de su domicilio. "Acosar e intimidar a ministros de España y a sus familias es lo que algunos entienden por 'libertad'", ha afirmado en su cuenta de Twitter.

También se ha pronunciado contra esas protestas el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, quien ha asegurado que un escrache es una "concentración de gente humilde a la que le han quitado la casa y dejado en la ruina una panda de ladrones de cuello blanco". Pero lo de anoche, ha proseguido, es una "concentración de pijos pudientes y maleducados y algún que otro simpático neonazi".

Antes muy radicales. Ahora, muy conservadores. Es lógico. Ahora tienen que conservar su territorio conquistado. El propio Pablo Echenique, que amenazaba a Isabel Díaz Ayuso y Ana Rosa Quintana por su posición favorable a las protestas callejeras que atentaban contra la seguridad y salud de los ciudadanos, mira hacia otro lado cuando se trata de despedir a Julio Anguita o montar un homenaje a los asesinos de ETA. Sus amigos.

"Escrache legitimo, el de Podemos. El resto es cosa de fachas"

El portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Alfonso Serrano, ha recriminado a Echenique sus palabras y ha "traducido" lo que, a su juicio, quiere decir el dirigente morado. "Escrache legítimo es lo que diga Podemos, resto fachas". ¿A que así está más claro?", ha aseverado. ('Al Capone' Iglesias, en plan matón, amenaza a Ayuso y Abascal: "Vosotros podéis ser los próximos")

La diputada por Baleares del PP Marga Prohens ha recalcado que a ella no le "gustan los escraches" ni que se "rodee la casa de políticos y sus familias", "ni ahora ni cuando 'el miedo va a cambiar de bando'". De hecho, ha recordado lo que le sucedió a ella asegurando que no se le "olvidará la cara de la señora" que la "increpó fuera de sí en un centro comercial delante de su hijo de dos años muerto de miedo".

Por su parte, el senador por Almería y miembro de la Mesa en la Cámara Alta, Rafael Hernando, ha advertido de que PSOE y Podemos están "un poco nerviosos por las manifestaciones". "Pero es lo que han provocado con su incompetencia, su prepotencia, su negligencia y sus mentiras. La gente está harta y esto es solo el principio Ábalos", ha recalcado.

El exsecretario de Estado Gabriel Elorriaga ha recordado en las redes sociales lo que decía el 12 de abril Pablo Iglesias en defensa de esos movimientos ciudadanos: "Los escraches son un mecanismo democrático para que los responsables de la crisis sientan una mínima parte de sus consecuencias".

El diputado del PP por Zaragoza Eloy Suárez ha asegurado que al "campeón del escrache Pablo Iglesias no le gusta el 'jarabe democrático' en Galapagar". "Pedro Sánchez lo protege con el escudo de la Guardia Civil. Otros los afrontamos sin nada. Seguro que la nueva realidad dirá que eso es prudencia, la vieja realidad lo llamaba cobardía", ha añadido.

Los escraches a Santamaría y Cifuentes

De la misma manera, la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes ha recordado el escrache que ella misma sufrió y ha destacado el hecho de que haya una "fila entera de coches de la Guardia Civil custodiando la casa de Pablo Iglesias en Galapagar" "¿Pero los escraches no eran 'jarabe democrático'?", se ha preguntado.

En parecidos términos, el exconsejero madrileño Percival Manglano ha aludido al escrache que le hicieron a Soraya Sáenz de Santamaría en las puertas de su casa cuando era vicepresidenta. "Cuando el PSOE se queje de los escraches, recordad este frente a la casa de Soraya", ha agregado. ("Son 'cayetanos de clase alta' con palos de golf". Echenique insulta a los españoles que no babean con sus soflamas)

La exsenadora del Grupo Popular Esther Muñoz ha respondido a Lastra que a ella le parecen "horribles" los escraches "siempre". "Pero cuando nos los hacían tus socios de gobierno a los demás te parecía maravilloso. Hipócrita", ha aseverado.

El PP pide cuentas a Marlaska por las protestas a favor etarras y el plan de liberación de presos que apoya Podemos

Además. el PP ha pedido explicaciones al Gobierno en el Congreso por permitir la protestas en Navarra a favor de presos etarras y por el plan de liberación y acercamiento de presos de ETA firmado el 11 de mayo por su "socio" Podemos junto a EH-Bildu, ERC, Junts, Más País, CUP, BNG y Compromís.

En concreto, el Grupo Popular ha exigido la comparecencia urgente en la Cámara Baja, del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que aclare por qué el Gobierno vetó el lunes una protesta de unas 70 personas organizada en Pamplona contra la gestión del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, "en el mismo lugar en el que un día antes se habían concentrado cientos de personas a favor de presos de ETA".

La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, ha denunciado que "la actitud mostrada con los que critican a Sánchez contrasta con el visto bueno por escrito del delegado del Gobierno en Navarra a la multitudinaria concentración celebrada por cientos de abertzales el pasado viernes en Pamplona".

Beltrán, que es también presidenta del PP en Navarra, ha asegurado que tanto Sánchez como la presidenta de Navarra, la socialista María Chivite, "usan el Estado de alarma para limitar libertades a los demócratas y dar alas a los radicales".

La responsable de Organización del Partido Popular ha advertido de que "el Gobierno de España debe aclarar si, como su socio de Gobierno, está a favor de que Bildu y ERC definan la política penitenciaria" de España

"La impunidad con que se celebran concentraciones de cientos de batasunos en pleno Estado de alarma para pedir la excarcelación de terroristas demuestra que el Gobierno de España se arrodilla ante radicales a cambio de apoyos", ha apostillado, para quejarse de "la falta de libertad de quienes piden la dimisión de Sánchez en la calle".

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario